Salud

Crearon un sistema para darle asistencia domiciliaria a personas con discapacidad

El sistema trabaja con sensores que permiten, por ejemplo detectar los movimientos de la cabeza y la mirada, permitiendo la labor con las capacidades residuales del paciente.
jueves, 01 de febrero de 2018 09:30
jueves, 01 de febrero de 2018 09:30

Brindar asistencia domiciliaria a personas con discapacidad para manejarse en su entorno. Ése es el objetivo del Sistema Integrado de Control y Automatización Asistida, SICAA, que fue desarrollado por un equipo de profesionales sanjuaninos y que cuenta con un interfaz basado en la visión artificial. 

El sistema trabaja con sensores que permiten, por ejemplo detectar los movimientos de la cabeza y la mirada, permitiendo la labor con las capacidades residuales del paciente. “Una persona postrada pierde todo tipo de independencia y necesita de la ayuda de otro”, comenzó explicando en Argentina Investiga, Natalia López, bioingeniera y directora del proyecto en la UNSJ que fue realizado en conjunto con la Facultad Regional de San Nicolás de la Universidad Tecnológica Nacional. 

Por eso, la idea fue automatizar un ambiente a bajo costo donde la persona pueda comandar sus movimientos deseados. Para esto diseñaron un hardware y un software iconográfico, con el fin de que el paciente pudiera usar interfaces de acceso a una computadora personal, como la Interfaz Basada en Electroculograma, (EOG) y Electromiograma (EMG); Interfaz basada en Visión (VBI); y Comando Nintendo Wii. 

Por otra parte, este software tiene un comando de llamado a la/el enfermera/o, luminoso y sonoro, que consiste en una alarma que le avisa que el paciente requiere su atención. La/el profesional puede desactivar el aviso al llegar al lugar. Además, tiene un control para ver el diario, los mensajes en el teléfono y manejar los electrodomésticos. “Apuntamos a ayudar psicológicamente a las personas que por alguna discapacidad no pueden mover su cuerpo. Por lo tanto, que ellos a través de la mirada puedan realizar tareas sencillas como levantar persianas, encender la luz o el microondas y calentarse la comida o calentársela a un familiar, es muy gratificante y les ayuda a abandonar la idea de que son incapaces de conectarse con los demás”, señaló Natalia López.

Para que todo este sistema funcione se equipa la casa con sensores colocados a través de un cableado o de forma inalámbrica. Además, hay una computadora notebook configurada que permanece cerrada. Así lo determinó el equipo de trabajo para evitar que cualquier persona accidentalmente la desconfigure. Frente a la persona acostada hay una pantalla de alrededor de 40 pulgadas que le muestra distintos íconos (de enfermera, lámparas de luz, electrodomésticos, que responden al sistema configurado). Así, si el paciente quiere llamar a la enfermera con lo que pueda mover (ojos, manos, cabeza) mira hacia la pantalla o acciona un comando y automáticamente la enfermera recibe el aviso para visitar a esa persona.

“Si bien hay muchos sistemas de domótica, lo novedoso de éste es que está adaptado para que personas con discapacidades severas o adultos mayores con alguna patología crónica, como cáncer o diabetes -que no los deja moverse- puedan acceder al control del ambiente y no dependan exclusivamente de la presencia de otra persona”, puntualizó López. 

 

Comentarios