Emprendimiento

Un sanjuanino fabrica "ladrillos ecológicos" como alternativa económica a la construcción

Se trata de ladrillos hechos de cemento, en una compactadora, que no están cocidos y no contaminan el ambiente.
lunes, 03 de diciembre de 2018 15:52
lunes, 03 de diciembre de 2018 15:52

Motivado por ver que muchas familias no pueden alcanzar el sueño de la casa propia o la dificultad que tienen en remodelar o reconstruir sus casas, el sanjuanino Uriel Koss inventó ladrillos ecológicos hechos de suelo cemento y tierra arcillosa que no necesitan estar cocidos y así se evita la contaminación ambiental.

El emprendimiento es innovador porque es un método revolucionario de hacer ladrillos, ya que no son cocidos, sino que se prensan y fraguan evitando la tala indiscriminada de árboles y evitando la polución de la cocción  en hornos. Además no se utiliza tierra fértil, sino tierra arcillosa, un recurso que abunda en la Provincia de San Juan, pudiendo resguardar la tierra fértil para otras actividades como la agrícola o ganadera.

"Producimos un ladrillo ecológico que no utiliza tierra fértil, sino tierra arcillosa, además no necesitan ser cocidos como el ladrillo común, evitando la tala de árboles y la polución al ambiente. Por medio de una mezcla homogénea de tierra, cemento, arena, se prensan ladrillos en un molde. Apunta a remodelación, refacción y construcción de viviendas", contó Uriel a Diario La Provincia. 

En este sentido, contó que el proyecto comenzó para dar solución a un problema de la población sanjuanina. "El problema es el aumento poblacional y la escasez de viviendas hechas de materiales sismoresistentes por ejemplo el adobe. Es un problema que afecta en gran medida a las poblaciones de recursos escasos que ante las inclemencias climáticas como fuertes vientos y lluvias, sufren pérdidas materiales y quedan expuestas a sufrir daños en su salud física y psicológica", explicó.

Pero darle solución a la parte edilicia no fue su única meta, sino también trabajar junto con personas de bajos recursos que lo ayudan en la producción, ofreciendo trabajo y otorgando una parte de la producción total para remodelar sus casas.

"Para la producción de ladrillos contactamos con uniones vecinales y buscamos dar puestos de trabajo, con parte de la producción terminamos la refacción que haga falta y la otra parte va a parar a otra familia que necesite lo mismo.  Hacemos un tipo de cadena productiva de ayudas mutuas en la comunidad, aunando fuerzas, capacitándolos y creando una cultura del trabajo digno para un mejor porvenir", contó Uriel.

Y agregó que "es de triple impacto por que resuelve la problemática social de escasez habitacional, además cuida el ambiente evitando la tala indiscriminada de árboles y la polución. Además para producir se debe educar y capacitar a las personas, concientizándolas que por el camino del trabajo y el esfuerzo se logran los sueños y hace grande una Nación".

HISTORIA DE URIEL 

"El emprendimiento surgió por varias circunstancias de estafa que vivió mi familia, en la que perdieron inmuebles que eran fuentes de trabajo. Esta situación nos llevó a tener problemas económicos y bajar nuestra calidad de vida", contó el joven.

Así conocieron otras realidad en el que la preocupación por sostener la familia se apoderó de su madre viuda. "Cuando era chiquito mi mamá recibió la noticia que nos íbamos a quedar en la calle porque iban a rematar la casa, pero siempre supe que la necesidad es la mejor maestra".

Así cuando tenía 8 años, y en busca de ayuda a su mamá a sus hermanitas, Uriel inventó el orígen de lo que ahora es su ladrillo ecológico. "Había mezclado cemento, arena y piedritas y rellené una caja de jugo tipo tetra pack y dejé que se secara. Después de varios días estaba allí mi obra maestra, un ladrillito para que hagamos nuestra casa, era un ladrillito de esperanza. Mi mamá se sonrió pero me mandó a lavar las manos y que me ponga a estudiar", recordó.

El tiempo pasó y las circunstancias de su familia mejoraron, pero Uriel nunca olvidó su invento y junto con amigos que tenían casas precarias, mejoró la técnica del ladrillo para erradicar el adobe y así logró lo que hace hoy. "Busqué financiación y logré adquirir máquinas para fabricar ladrillos ecológicos de suelo cemento. Sueño ampliar todo esto y producir más para seguir desarrollando esta tarea, transmitir valores y ayudar a personas a tener acceso a la vivienda digna", finalizó.

 

Galería de fotos

Comentarios