Aniversario

Sanjuaninos en el ARA: los hijos y sus esposas, "pilares" de la lucha por saber la verdad

Ricardo Gabriel Alfaro y Cayetano Vargas, fueron dos de los tres sanjuaninos desaparecidos con el ARA San Juan. Sus familiares conservan sus cosas tal cual ellos las dejaron y los sueños con ellos se repiten a cada momento.
jueves, 15 de noviembre de 2018 08:00
jueves, 15 de noviembre de 2018 08:00

Con dolor pero con la fuerza de un niño que se convierte incluso en columna de su madre. Así vivieron los hijos de los sanjuaninos del ARA San Juan, Ricardo Gabriel Alfaro y Cayetano Vargas, el primer año de las familias de los tripulantes que, a un año de la tragedia, siguen firmes en su lucha. Las esposas de ambos hoy se mantienen en pie gracias a la necesidad de saber qué pasó y porque sus hijos son los que las impulsan a no quedarse quietas.

Alfaro era suboficial segundo y cocinero del ARA San Juan. Se casó con Andrea Mereles (37) y tiene dos hijos, uno lleva su sangre y la más grande es hija de corazón. Ambos niños amaban a su "papá" y hoy lo extrañan más que nunca. Tiziano tiene 9 años de edad y está en 3º grado. Camila tiene 18 años y cursa quinto año del secundario. "Mi hijo lo sigue esperando, me pregunta cuándo va a regresar, por qué se hizo tan largo el viaje, si era una navegación de menos días. Él sigue esperando", expresó Mereles a Diario La Provincia.

La primera semana que se supo la desaparición del ARA San Juan, esa madre trató de que Tiziano no viera la tele para que no sufriera y hasta que se supiera la verdad. Pero un día vio su foto en la pantalla y le preguntó a su mamá: "¿Qué hago ahora con mi papá en la tele?'” y lejos de quebrarse, le dijo a su mamá "Yo no lloro porque soy valiente". Aquel día Andrea le explicó a Tiziano que la foto de su papá salía en TV porque el submarino estaba perdido y la mostraban para encontrarlo.

"Las cosas de mi esposo están tal cual, como él dejó todo. Está todo igual, nadie cambió nada. El auto de él sigue en el garage", aseguró destacando que hasta el momento no hizo ningún trámite y no lo piensa hacer. "Quiero una prueba concreta, real y ahí voy a decidir los trámites... no comparto el homenaje que quieren hacer porque lo que quieren inculcar es que los 44 son caídos, como si hubieran muerto y están desaparecidos", señaló destacando que "los homenajes son a los héroes y es increíble que en tiempo de paz hayan desaparecidos". 

Foto: La Capital

El mismo sentimiento comparte Carina Funes, la mujer es fonoaudióloga, nacida en San Juan y se casó con Cayetano Vargas, también sanjuanino, y suboficial 2° del ARA San Juan. “Está desaparecido”, sentenció en el diario La Capital. “De hecho no empecé ningún tipo de papelería aunque ellos (la Armada) me dicen que me voy a perjudicar porque se va a atrasar todo el trámite. No voy a firmar algo hasta que encuentren un tornillo, una lata, algo. Desde un principio supe que él no volvía”, agregó.

El matrimonio también tiene dos hijos, Ramiro y Agustín que aún no saben qué pasó y siguen preguntando sobre ese hecho a su madre. “Tenemos que saber la verdad, el signo de pregunta es demasiado grande. Lo único que pido es que no haya sufrido. Sé que no va volver, lo supe desde el primer día”, agregó.

Así se conserva el ropero de Alfaro con sus cosas esperando

En los sueños

"Estamos angustiadas, nerviosas, si viene o no el presidente. A mi me da igual, llegado el caso en estos 12 meses nadie se presentó. Solo una vez para decir que iba a poner toda la voluntad para que lo encuentren pero nunca se hizo nada", comenzó expresando Andrea Mereles sobre el estado que la envuelve en esta fecha. En sus sueños siempre está él, pero no lo imagina muerto sino vivo que le habla y la impulsa a no quedarse detenida.

"Siempre lo sueño de una manera distinta, jamás que estaba muerto. En los sueños me señala que está en Malvinas", relató con la voz quebrada destacando que a su marido también lo sueña pidiéndole que mantenga el pago de los impuestos al día.

Por su parte, Carina tuvo varios sueños con su marido y lo mismo les pasó a su hermana y a la hija de una amiga. “Ella soñó que estábamos todos en la playa y él le decía que siempre lo iban a encontrar ahí, en el mar”. Incluso su hijo mayor, Agustín, debió ser operado en mayo y en junio debido a infecciones en la garganta y, una vez salido del quirófano, le dijo a su madre: “‘Hablé con el viejo, te manda saludos, dice que está bien y a vos también vieja´, le decía a mi mamá. No sabés lo que lloré”.

El hijo más chico del matrimonio, Ramiro tuvo un año muy difícil. “Todo el tiempo pregunta por su papá y qué hará con Dios”, cuenta Carina. Y, enseguida, agrega: “Desde el primer momento que vio la imagen del submarino pidió que su papá no muriera y después empezó a decir que su papá se murió ahogado. Lo extrañan mucho, eran muy compinches porque les daba todos los gustos”.

Galería de fotos

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
100%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias