Historias

Concurso del Poder Judicial: el "sueño" que comparten los aspirantes, "conseguir trabajo"

En el arranque de los exámenes, los sanjuaninos compartieron sus esperanzas de avanzar en las instancias en busca de una oportunidad de empleo estable.

Abrazados y con la misma ilusión: ingresar a trabajar al Poder Judicial. Carlos Ángel (41) y su hija Micaela (20) tenían ambos un brillo especial en sus ojos. Llegaron este miércoles antes del mediodía hasta la sede del Poder Judicial donde se desarrolló la primera prueba del concurso de ingreso, la prueba de dactilografía. 

Carlos está desocupado. Perdió su trabajo estable en el 2016 y desde aquel entonces, sólo consigue "changas". "Ahora sólo tengo empleos esporádicos así que veo este concurso como una gran posibilidad para encontrar un buen trabajo", comenzó expresando a Diario La Provincia, refugiado en la esperanza.

Es técnico electromecánico y tiene formación como asistente químico industrial. Pese a eso se tiene fe en que podrá ingresar ya que sus conocimientos pueden servir en un sector puntual del Poder Judicial. "Me interesa mucho el trabajo en laboratorio y tengo experiencia trabajando en la industria farmacéutica. Me gustaría llegar a algún puesto en la Morgue Judicial, por ejemplo. Antes me presenté a una convocatoria, no quedé porque no tengo estudios universitarios y era un requisito eliminatorio, pero ahora tengo fe", agregó.

Hasta el lugar de examen no llegó solo sino que también rendía su hija Micaela, de 20 años. "Estaba estudiando un profesorado y dejé. Ahora como está la situación económica, quiero ayudar a mi papá. Él hizo mucho por mí y me gustaría darle una mano. Hace poco terminé un curso de auxiliar administrativo que estoy segura que me sirve mucho para esto", dijo. "Creo que pasando todas las instancias, es cuestión de suerte que nos llamen", destacó. 

Más historias

En la previa del ingreso de los grupos de 50 postulantes, había una constante: el "sueño" de conseguir un trabajo estable y bien remunerado.

"Espero que los nervios no me engañen; estuve practicando mucho y tengo fe", dijo Lucía Araya (31), mamá de dos hijos y alumna avanzada de la carrera de Abogacía. "Es la primera vez que me inscribo y tengo muchas expectativas por la falta de trabajo. Es una buena oportunidad para todos. Lo importante es encontrar trabajo y mi familia me acompaña", señaló la joven que actualmente está desempleada.

Guadalupe Andino (21) también probó suerte por primera vez y motivada por su mamá fue a rendir la prueba. "Ella es abogada, está desempleada y también rendirá el examen. Tenemos esperanza de aprobar", destacó. La joven trabaja en un instituto como profesora, estudia Letras y señaló que "lo que me ilusiona es tener un trabajo estable. Creo que en la corrección y redacción de informes o en cualquier tarea administrativa me desenvolvería muy bien".

 

 

 

Galería de fotos
Comentarios