Testimonio

Jorge Verdú: "Fueron 14 años en los que el juez jamás me quiso recibir, jamás dio la cara"

Jorge Verdú perdió a su hija y a su esposa asesinada. El caso nunca avanzó para encontrar a los asesinos y él sigue yendo a Tribunales pidiendo justicia.
viernes, 04 de marzo de 2016 08:12
viernes, 04 de marzo de 2016 08:12
El 5 de septiembre se cumplen 12 años de la muerte de la abogada Ana Gómez y su hija Natalí Verdú. En el 2002, madre e hija fueron asesinadas con ensañamiento en su casa de pleno centro en Capital. Hoy Jorge Verdú el ex esposo de la mujer y padre de la adolescente habló con la prensa y pidió que la sociedad no se olvide del caso y lo ayude en la luche para conocer la verdad.
 
"No nos olvidemos. Hace 14 años del doble crimen de mi señora con mi hija. Fueron 14 años en los que el juez jamás me quiso recibir y jamás dio la cara", comenzó expresando Jorge Verdú en Canal 4 quien luego pidió que la justicia no se detenga.
 
"Como ciudadano decente, que pagué siempre todos mis impuestos, que con eso se le paga a él su sueldo, tendría que haber tenido la diferencia de recibirme y escuchar la investigación que yo hacía de manera paralela", agregó Verdú quien maneja junto a su familia cuatro o cinco hipótesis. Entre éstas se encuentra una que está vinculada a una persona que su esposa muerta dejó presa en Valle Fértil. Otra de las posibilidades de causales está las sentimentales de su hija que recién se ponía de novia e incluso una tercera hipótesis es por un problema de cabezas de ganado o la cobranza por documentos a gente que Gómez prestaba dinero. 
 
"En mi hipótesis hay 3 o 4 personas vinculadas. No soy juez, no puedo convocar a las personas", agregó Verdú quien subrayó que jamás recibió "ayuda del juez". "Me siento desamparado de toda familia que perdió un familiar y no recibió respuestas. Son muchos los casos en San Juan que no están resueltos", subrayó.
 
Por último contó que a Ana Gomez no pudo verla una vez muerta pero sí a su hija. "Me la encontré atadita con tres balazos. Después de eso quedó una familia totalmente destruida y uno como padre, si bien es cierto que se aprende a vivir con el dolor, quedé destruido. Hay gente que no aprende a vivir con el dolor y muere en algún psiquiátrico", finalizó.

Comentarios