Ayuda

Tina y Franco, la historia que conmueve en las redes sociales

Tina es una labradora que se perdió el 4 de octubre pasado y su dueño la busca intensamente. El joven escribió una carta contando su historia con la perrita y pidiendo ayuda a la sociedad.
martes, 05 de enero de 2016 13:45
martes, 05 de enero de 2016 13:45
"Cuánto te extraño", escribió el joven Franco Savall en su cuenta de Facebook. Sus palabras van dirigidas a Tina, su perra labradora de tres años que se perdió el pasado 4 de octubre. La mascota, que sin dudas para él es parte de su familia, llevaba un collar rojo y tiene un quiste en el comienzo de su cola con una cicatriz en su pancita. 
 
Desde aquel día, el joven se volcó a su cuenta de facebook para expresar el pesar por la pérdida y este fin de semana decidió escribir su historia con Tina. Las conmovedoras palabras relatan el amor que le siente. "Me acuerdo cuando fui a buscarte como si fuera el día de hoy. Estabas perdida y la familia que te había encontrado ya no podía cuidarte mas", comenzó la narración de aquel día que la tuvo con él por primera vez. 
 
A continuación la carta completa
 
MI HISTORIA CON TINA: 
Me acuerdo cuando fui a buscarte como si fuera el día de hoy. Estabas perdida y la familia que te había encontrado ya no podía cuidarte mas. Cuando llegué me di cuenta de que eras una hermosa labradora pura, cosa que no me interesaba demasiado. Yo solamente buscaba una compañía para mi Juana y vos buscabas una familia que se encargara de buscar a tus dueños o que te adoptara para siempre, una combinación perfecta. 
Ese mismo día te llevé a control y estabas excelente, solo tenías un quiste en tu cola el cual había que controlar. Luego de esto emprendimos camino hacia tu nuevo hogar, la finca.

Los primeros días fueron difíciles. Iba a visitarte y querías venirte conmigo, hasta que entendiste que esa era tu nueva y hermosa casa.
 
También era difícil controlar tus ganas de comer y tus celos por Juana, no me dejabas tocarla. Por esto comenzaste a estar a dieta, aunque me encantaba apretarte los rollos. 
 
A los pocos días una de tus patas se enfermó producto de lo sensible que había quedado luego de que anduviste vagando por tanto tiempo. Era feriado y yo no encontraba un veterinario para que te atendiera, estaba desesperado. Luego de llamar a varios lugares, pude encontrar alguien que te atendiera de manera excelente. El veterinario Ariel Jofre. 
 
Pasaron los días y fuiste mejorando y aprendiendo muchas cosas. Una tarde, mientras yo estudiaba y vos me hacías compañía junto con Juana, se me ocurrió largarte un palito y sorprendentemente fuiste desesperada a buscarlo y me lo trajiste. Yo quedé boquiabierto. 
 
Un domingo te traje de visita a casa junto con Juana. Pasaste del campo a la ciudad y conociste a la caniche maleducada, Luna, con la que no te llevaste para nada bien. 
 
Pasaba el tiempo y nuestra relación era cada vez mejor, eramos inseparables. Justamente para el dia del amigo, me llevé una gran sorpresa, habías sido mamá. Eran dos gordos negros hermosos a los cuales cuidé como si fueran mis hijos. Hasta les construí una casita, bastante precaria pero bastante cómoda.
 
Se cumplieron los 45 días y los gordos eran dos pelotas incontrolables ya que habían heredado tu amor por la comida. Luego de eso fueron dados en adopción sumamente responsable. 
 
A los pocos días fuiste operada. Fui a buscarte y estabas bajo el efecto de la anestesia, pero cuando escuchaste mi voz te desesperaste. Afortunadamente te recuperaste extraordinariamente. 
 
Compartimos ocho hermosos meses y hoy se cumplen tres meses desde que desapareciste. Hasta el día de hoy no sé si te perdiste o te robaron. Juana no iba a permitir que te perdieras, aparte ya conocías el lugar y sus ojos me indican que algo raro sucedió. Sé que vamos a reencontrarnos.
 
Espero que estés bien y que tu alegría nunca se apague. No voy a bajar los brazos! 
 
Perdóname si no te cuidé lo suficiente, pensé que íbamos a estar juntos hasta el fin de nuestras vidas. 
 
Te amo con todo mi corazón!!!

Galería de fotos

Comentarios