Declaración

Padre de Eugenia Alcayaga contó que su hija "fue llevada forzosamente" a San Luis y que se escapó

El padre de la calingastina desaparecida el fin de semana, contó que su hija fue dormida y trasladada en un camión hasta San Luis. Luego allá se escapó de sus secuestradores y se tomó un micro a Córdoba.
miércoles, 9 de septiembre de 2015 11:15
miércoles, 9 de septiembre de 2015 11:15
El caso atrapó la atención de miles de sanjuaninos pero también de cientos de vecinos de Uspallata que salieron a reclamar por su aparición con vida. Este martes, Eugenia Alcayaga fue encontrada deambulando por las calles de Río Cuarto y luego traída nuevamente a Cuyo.
 
En este contexto, una versión que hizo correr personal policial de Uspallata (lugar donde desapareció) es que se fue por cuestiones personales vinculadas al amor. Sin embargo, este miércoles su padre salió a hablar y aclarar que lo que le pasó a su hija fue un presunto secuestro. 
 
"Se ha dicho que María Eugenia se fue por sus propios medios pero la joven fue llevada forzosamente", señaló su papá Pedro Alcayaga en Canal 13 San Juan y luego explicó que "los relatos de Eugenia son que salió normalmente a trabajar el viernes a las 5.40 de la mañana con una perrita compañero de ella que ladraba y ladraba por el callejón. Entonces se devolvió hasta la casa y la dejó. Luego siguió hasta la ruta 7 para ingresar al RIM 16 y la prra la acompañó ladrando. Ella apuró el tracto y corrió. Luego ya no se acuerda más".

"Ella se despertó en horas de la tarde, el viernes en la tarde, pero no sabía nada. Estaba acostada en la cama de un camión con ropa extraña que no era de ella. La mudaron de ropa y la mochila de ella estaba en el camión. Al ver que no estaba en Uspallata, ella alzó la mochila y se fugó. Ella corrió y llegó a una familia, a una señora que le dijo que le iba a dar refugio y se quedó allá en una casa de alquiler", explicó Pedro.

El padre de Eugenia narrió que su hija se escondió "ahí hasta el otro día que salió a comprar algo para comer cuando ve que esta gente vuelve a buscarla en el auto". Además aseguró que recibía amenazas a su celular y por eso no contestaba. "En ese trayecto compra un chip nuevo, deja el chip viejo en la mesa de luz y emprende la fuga para ir a San Juan o Mendoza pero como no había un colectivo inmediato para acá, se toma uno a Río Cuarto para emprender la fuga de los hombres que la estaban buscando. Cuando llega a Río Cuarto el domingo, se esconde en un hotel y allí personal del hotel la identifica y da conocimiento a la comisaría de Río Cuarto", finalizó.

Comentarios