Minería

Glencore llevó a la justicia federal a una minera chilena por los escombros que depositó en Calingasta

El grupo chileno acumuló 50 millones de toneladas de roca estéril en un área de 51 hectáreas de Calingasta. En la denuncia judicial se dice que se trata de una violación del límite entre los dos países.
lunes, 16 de febrero de 2015 09:46
lunes, 16 de febrero de 2015 09:46
Cuentan que el lugar, en la cima de los Andes, parece una ruina. Allí desde 2012 la minera Los Pelambres, del poderoso grupo chileno Luksic en sociedad con los japoneses de Mitsubishi y Nippon Investment, se dedicó a transportar escombros desde su base en la región de Coquimbo en Chile. Lo hizo en camiones con 200 toneladas de capacidad y desde entonces se han acumulado 50 millones de toneladas de roca estéril en un área de 51 hectáreas. El tema es que esa  zona no solo no les pertenece sino que, además, es parte del territorio argentino.

El área donde fueron depositados los escombros es de la minera El Pachón, ubicada en Calingasta, San Juan, y  propiedad de Glencore. Esta multinacional, que cotiza en las bolsas de Londres y Hong Kong y cuya cara visible es Ivan Glasenberg, acaba de llevar las cosas a la justicia federal argentina.

Hasta ahora, el grupo Luksic ha mostrado una inquebrantable decisión de dejar allí los escombros. Argumentan que en sus mapas el límite es otro y que esa parte sería chilena. En la denuncia judicial, a la que Clarín tuvo acceso, se dice que se trata de una violación del límite entre los dos países y que el límite no se modifica desde 1881.

Según la denuncia, el depósito de escombros se internó ilegalmente 1,35 kilómetro en Argentina. Fuentes cercanas al grupo Luksic señalaron que habría habido un cambio de límites en la zona después de la construcción de la escombrera.  En San Juan lo niegan. "La única realidad es que el límite entre la Argentina y Chile fue fijado por ambos países mediante el Tratado de 1881 y no ha estado en disputa ni ha sido modificado. Las autoridades de límites de ambos países lo han ratificado”, indicaron para afirmar que la construcción de la escombrera en territorio argentino "constituye una violación a la legislación argentina”.

El Pachón, que es una de las minas más altas del mundo a 4.220 metros sobre el nivel del mar y a escasos 5 kilómetros de la frontera con Chile, se dedica a la explotación de cobre y molibdeno.

En lo que es un negocio propenso a las alianzas  y a las relaciones civilizadas, al menos en este siglo, esta pelea es seguida por interés ya que es la primera a nivel mundial de estas características. Lo cierto es que se viene un juicio millonario con reclamos que consisten  en retirar la roca estéril y en reparar los daños ambientales, además de indemnizar daños causados.

Fuente: Clarín

Comentarios