San Martín

Dos niños terminaron con quemaduras al entrar en un baldío privado

Son niños de 10 y 15 años. Ambos jugaban en un predio de San Martín y uno de ellos al perseguir un pajarito terminó ingresando a un baldío de una bodega y se quemó con un químico. El otro chico por ayudarlo terminó con el mismo problema.
lunes, 23 de noviembre de 2015 11:42
lunes, 23 de noviembre de 2015 11:42

Un grupo de niños jugaba en un baldío dentro del perímetro de una bodega de San Martín y terminó con quemaduras en sus extremidades. Sucedió el sábado alrededor de las 18 horas y como consecuencia los menores fueron trasladados al área del quemado del Hospital Marcial Quiroga donde quedaron internados y están siendo tratados para su recuperación.

Según informó Clara, la tía del menor de los dos afectados, el hecho sucedió dentro del perímetro de una bodega que hace mosto. "Uno de los niños fue a pillar un pajarito y se cayó que es el de 10 años. El niño gritaba que se quemaba, que se quemaba y en eso el de 15 fue a ayudarlo, se resbaló y se cayó al pozo también", señaló Clara en Radio Sarmiento quien indicó que en el lugar había una sustancia espumosa que fue la que provocó las quemaduras. 

La mujer contó que en el lugar "no hay señalización, ni alambre de púa que cierre el terreno, ni cartel que diga el peligro" por eso los chicos pudieron ingresar hasta allí sin problemas. Según explicó, "a simple vista se ve que es una ceniza lo que había cerca del pozo y debajo de eso había líquido que lo quemaba".

"Habían más niños. Uno de los chicos sacó al otro y corrieron a pedir ayuda. Matías (10 años) pidió ayuda a su hermana, le decía que lo ayudara porque se estaba quemando", agregó la mujer que subrayó que "el otro niño se tiró al canal y se mojó para sacarse la sustancia que le quemaba". 

La tía del chico que está más complicado indicó que inmediatamente tomó intervención del hecho personal de la policía ecológica y la comunal de San Martín. Pero destacó que los médicos del Marcial Quiroga necesitan tener cuanto antes los resultados de los químicos que quemaron a los niños para poder empezar a medicar. Por ahora, y para detener el dolor que tienen los chicos, le harán un baño con anestesia.

El niño de 15 años está quemado de la rodilla al tobillo, mientras que el otro de 10 años está más complicado con quemaduras en los miembros inferiores y superiores. "Toda la piel se salió", aseguró. 

Comentarios