FNS

Tamara Rojas, la joven que se refugia en el ángel de su madre para afrontar los desafíos

La bella representante de 25 de Mayo perdió a su madre de cáncer de mama cuando tenía ocho años. Ahora quiere participar de las campañas de prevención de esta enfermedad, sobre todo, en los distritos alejados.
jueves, 1 de enero de 2015 14:29
jueves, 1 de enero de 2015 14:29
Si hay una palabra que define a Tamara Rojas, la candidata a reina nacional del Sol por 25 de Mayo es polifacética. Es que la joven combina varias actividades, entre ellas el estudio para la carrera de Profesorado de Biología y el curso de Secretariado administrativo de Clínicas y Sanatorios.

"Es una tarea complicada estudiar por dos pero me gusta mucho lo que estoy aprendiendo. La Biología y la docencia son mi pasión y por otra parte, me interesa mucho el trabajo administrativo que se realiza en las clínicas así que estoy muy entusiasmada”, detalló a Diario La Provincia.

Como le gusta tomar nuevos desafíos, decidió presentarse como candidata a reina de su departamento y no olvidará jamás el día en que la coronaron. "Mi familia estaba tan emocionada… mi papá hasta lloró ese día. Para mí fue cumplir un sueño importante y además, nos unimos tanto entre las candidatas que dijimos que a la que resultara ganadora le haríamos la campaña para la Fiesta del Sol. Y así fue: mis compañeras están preparando todo para la gran promoción”, cuenta entusiasmada.

Al momento de decidir en qué iniciativas trabajará si llega a ser elegida reina del Sol, Tamara tiene como guía el recuerdo de la lucha de su madre contra una dura enfermedad: el cáncer de mama. "Ella falleció hace 11 años y me conmueve pensar en que hay mujeres que no saben lo que es esta patología. Por eso quiero hacer hincapié en la prevención y en lo importante que es realizarse los estudios y controles frecuentes. Sobre todo, las mujeres de las zonas alejadas tienen que tomar conciencia de esto y perder el miedo a la palabra cáncer”, contó la joven quien guarda un recuerdo muy fuerte de su madre. 

Cuando su mamá se alejó físicamente de ella, pero no espiritualmente, Tamara tenía ocho años de edad y su ausencia la sintió fuertemente. Sin embargo la fortaleza de su familia y la religión hicieron que pudiera afrontar los años siguientes. Precisamente junto a un grupo misionero pudo conocer otras realidades que la ayudaron a ver la vida con otros ojos. 

"Me sensibiliza la desigualdad de los que menos tienen. Ellos son felices con muy poco pero que un chico tenga que caminar tres horas para llegar a la escuela, por ejemplo, es un asunto que necesita soluciones urgentes”, comentó.

Es por eso que Tamara está muy feliz de ser la embajadora de 25 de Mayo en la Fiesta del Sol y tener la oportunidad de trabajar por estos proyectos. "Tengo puesta la camiseta de mi departamento y le rezaré a mi mamá para que me acompañe a vivir todo lo hermoso que se viene. Estoy orgullosa y emocionada y quién te dice que la corona del Sol se viene a mi departamento”.

Galería de fotos

Comentarios