Internada en el Hospital de Niños

Milagro Corbos necesita la ayuda de todos para poder vivir

La pequeña de cinco años recibió una válvula de Desarrollo Humano pero no se la pudieron colocar porque se descompensó. Ayer sufrió un paro respiratorio que le complicó su estado de salud. La familia denuncia una negligencia del doctor que la atendía.
jueves, 06 de febrero de 2014 07:00
jueves, 06 de febrero de 2014 07:00

Tiene cinco añitos y desde que nació lucha con uñas y dientes por su vida. Milagro Katerina Corbo sufre de hidrocefalia y está internada en el Hospital de Niños a la espera de estabilizarse para recibir una válvula.

"El viernes a la noche, Milagros empezó a decirle a la mamá que le dolía la cabeza. Ella pensó que era un dolor más de los tantos por el problema que tiene y le dio el remedio. Sin embargo le siguió diciendo que le dolía, que le dolía y ya a las 2 de la madrugada del sábado no paraba de llorar. Entonces la mamá la levanta y ve que se descompensó. Llamaron a la ambulancia y le dijeron que tenía una demora de tres horas porque no era una urgencia. Entonces desesperados al verla cómo estaba se tomaron un remis hasta el Hospital Rawson. Ahí le hicieron estudios, le sacaron placas y determinaron que se le había cortado la válvula que tenía de nacimiento", comentó Yohana Lisola, tía de la pequeña a Diario La Provincia.

En ese momento ingresó al quirófano y le pusieron un drenaje hasta que apareciera la válvula. La pasaron a terapia intensiva y su familia comenzó una intensa cadena a través de Facebook apelando a la solidaridad de la gente. Es que necesitaba una válvula de seis mil pesos para seguir viviendo y su padre changarín y su madre ama de casa no lo podían conseguir.
 
Este martes la ayuda llegó desde el Ministerio de Desarrollo Humano y ya estaba todo listo para al día siguiente operarla. Sin embargo, este miércoles a las 8 de la mañana no pudieron intervenirla porque la nena sufrió un paro respiratorio que puso su vida en vilo. Pero lo peor sucedió unas horas antes.

"Fueron momentos de mucha angustia y desesperación. La nena empezó otra vez con los fuertes dolores y después se descompensó. Desde el hospital y los padres de Milagros llamaron mil veces al neurocirujano que la estaba atendiendo para que se presentara porque la nena estaba muy mal y nunca llegó. Había apagado el teléfono. Recién en el cambio de guardia, la doctora que lo reemplaza vino a verla y al ratito a las 8 de la mañana (por el miércoles) le dio un paro respiratorio", relató Yohana.

Nuevamente la pasaron de urgencia al quirófano para ubicarle el "cateter que se le había salido". Como consecuencia del paro respiratorio, y a raíz del poco oxígeno que llegó al cerebro, la nena ya dejó de hablar. "Abre los ojos y vuelve a dormir pero no habla para nada", señaló indignada la tía quien se mostró dolida porque el neurocirujano que la atendía no se presentó más para saber sobre su estado de salud.

 

Según señaló la familia, Milagros fue siempre una nena muy feliz, pese a los dolores. Le gustaba sonreir y el año pasado cursó el jardín de cuatro años. Tenía un pequeño retraso madurativo pero se integraba con los compañeritos y amigos. Su vida transcurrió siempre entre la casa y el hospital ya que "uno dos por tres sufría de ataques de epilepsia o convulsiones". Sin embargo nunca bajó los brazos.

Hoy Milagros está estabilizada y espera que en las próximas horas se le pueda integrar la nueva válvula. Sin embargo su situación económica es muy dura y a la familia le cuesta darle una buena calidad de vida. Es que son seis hermanos y la situación es muy dificil. Por eso Yohana pide la colaboración de todos para armar un te bingo y así recaudar fondos para solventar los gastos que aumentan mensualmente junto con el desarrollo de la pequeña.

"La mamá y el papá están muy destrozados. Se la pasan llorando y necesitan la ayuda de todos", finalizó Yohana destacando que la familia vive en el Barrio Talacasto, Manzana I, Casa 4 en Chimbas. Cualquier colaboración acercarla por ahí.


Comentarios