Calingasta

A 12 años de la desaparición de Andreas Colli, su familia asegura que fue asesinado

El 14 de diciembre del 2002, Andreas Colli anunció su ascenso al Mercedario y debía regresar siete días después pero nunca lo hizo. Su familia piensa que fue asesinado y le pide a la justicia que no abandone esa hipótesis.
domingo, 14 de diciembre de 2014 15:52
domingo, 14 de diciembre de 2014 15:52
A fines del 2002 un caso revolucionó a San Juan y trascendió las fronteras. Un andinista alemán, de muy buen pasar económico, desapareció en la montaña Calingastina y nunca más se supo nada de él. Este hecho despertó la atención internacional en San Juan. El 14 de diciembre de aquel año Andreas Colli había iniciado el ascenso al Mercedario (6.770 metros de altura) y debía regresar siete días después. Sin embargo nunca bajó y de los cientos de rastreos que se hicieron nunca se dio con él, ni vivo ni muerto.
 
Desde un primer momento la familia pidió que se investigara la hipótesis de un asesinato. Ésta fue dada a conocer por la familia en numerosas oportunidades e involucra tanto a policías y gendarmes como a gente de la firma hotelera donde se alojó Colli.

"Por razones de salud ningún familiar puede viajar a Argentina. Por tanto tampoco podemos demostrarlo, sólo confiamos en la solidaridad de los ciudadanos de Argentina que estén por el esclarecimiento de los hechos y por la justicia", explicó Daniel Colli en un escrito enviado a Diario La Provincia.
 
Luego Daniel se preguntó: "Sólo en el caso de que puedan responsabilizarse de ello: ¿presentarían una denuncia en persona y exclusivamente ante la policía federal por causa de sospecha de robo con homicidio a A. Colli? Cuantas más denuncias se hagan, tanto mayor la participación. ¿Podría eso, de ese modo, proporcionar un progreso en el interés público? ¿Fue A. Colli, ciudadano alemán, asesinado en diciembre de 2002 en territorio federal en la montaña Mercedario? Y en caso afirmativo: ¿quién fue el autor? ¿Quiénes fueron los testigos oculares y todos los ayudantes?".

El caso
Andreas Colli fue visto por última vez el 14 de diciembre del 2002, ante de iniciar la expedición hacia el Cerro Mercedario. Después de esa fecha nunca más se supo nada de él. Entre sus pertenencias, que quedaron en un hotel de Barreal, se encontró un pasaje de avión con rumbo Santiago de Chile-Madrid. Su objetivo era de allí partir a su Alemania natal.

Gendarmería Nacional realizó varias búsquedas en la cordillera pero ninguna con éxito. En el 2007, se encontró sólo una mochila de Andreas pero no en la montaña sino en la casa de un barrealino quien explicó que la tenía con él porque unos montañistas se la habían dejado.

Los documentos
A mediados de febrero del 2012, nuevamente el caso fue noticia. Es que dos andinistas australianos encontraron documentación bajo el nombre de Andreas Colli.

Los dos extranjeros ascendieron el Mercedario el pasado 3 de febrero y cuando emprendieron el regreso anunciaron que habían encontrado el pasaporte, el permiso para escalar y varios certificados a nombre de Colli.  

Todo estaba en buen estado, guardado dentro de un bolsito de tela de avión y las fotos estaban casi perfectas.

El envoltorio fue encontrado en la montaña a una altura de 5.550 metros sobre el nivel del mar, al pie del Glaciar el caballito, Cerro Mercedario y estaba a la vista. 

 

La hipótesis de la familia

Daniel Colli, familiar de Andreas, envió a diario La Provincia su hipótesis de lo que ocurrió aquel día que transcribimos a continuación:

 

Colli estuvo en Santa Ana el día 15, según consta inequívocamente en las actas y según las claras huellas de sus zapatos. Y exactamente el mediodía del día 16 estuvo en la montaña; sin embargo, con certeza, sólo hasta el centro de Laguna Blanca. Allí tomó muchas fotos según las pistas homónimas que hay por todas partes, en todas las actas. Colli todavía habría podido alcanzar, perfectamente el 16, la etapa más elevada situada por encima del lago, en Guanaquitos e incluso llegar a Cuesta Blanca. 

Pero Colli desistió, de acuerdo con la posición de las huellas. En vez de eso, Colli se dirigió sobre superficies arenosas a su lugar de refugio, reconocible con precisión, y permaneció allí durante una noche. El 17, conforme a la datación establecida con exactitud de sus huellas, fue desde allí de nuevo bajando del lago y otra vez en dirección a El Molle. Todo esto pudo determinarse indiscutiblemente. Tras una corta excursión de 55 km con mochila a la espalda a sólo los 3200 m de altura de Laguna Blanca, estaba ya de vuelta en una pista segura de gravilla el 18 de diciembre de 2002, otra vez en Las Juntas. 

Colli fue a cada una de las montañas en solitario y, por motivos de seguridad, siempre por la ruta normal y fácil. Ahora Colli también quería subir hasta la cumbre de Mercedario, situada a 80 km de allí. Colli se había adaptado ya al aire escaso de las alturas de Aconcagua. Por tanto, él podía estar muy pronto ya de vuelta, el 22 de diciembre, dado que ya estaba adaptado a las alturas y, como deportista extremo, tenía una excelente preparación y era muy rápido. Pero Colli fue llevado, con astucia, en la camioneta Toyota del gerente del hotel desde Las Juntas, pero no directamente al norte, al aparcamiento conocido en El Molle, por debajo del lago.
 
La camioneta fue desviada por el gendarme a propósito a Santa Ana, al sur, a causa del insidioso plan del gerente. Una vez allí, tras un descanso y sin ayuda de traducción de los jubilados alemanes que hablaban español, por consiguiente, intencionadamente cuando ya no había testigos, Colli recibió las últimas instrucciones mientras la camioneta se marchaba con los dos jubilados acompañantes del vehículo y él se quedaba solo en el puesto. Colli tuvo que modificar su excursión y, de forma completamente innecesaria, volver andando al norte hasta El Molle. Allí fue visto y reconocido perfectamente por última vez por testigos la mañana del 16. Llegó a Laguna Blanca ese mismo día 16 según la posición exacta de las huellas y el cálculo de tiempo.
 
Desde allí otra vez de regreso el 17, como hemos descrito antes. Por tanto él estaba de vuelta considerablemente antes, ya el 18 en vez del 22 de diciembre de 2002 en Las Juntas, en el puente de hierro. Este puente es, al mismo tiempo, la entrada y salida de Mercedario durante la temporada alta.
 
¿Fue solicitado a petición de Colli un coche por alguno de los tres gendarmes que están allí presentes día y noche? ¿Del mismo modo como se acordó antes, según testigos alemanes? El coche debía conducirlo a Barreal, a otros 45 km todavía de distancia. De todas maneras, la recogida mediante un coche era entonces algo normal. Eso lo atestiguan también otros montañistas.


 

Galería de fotos

Comentarios

Otras Noticias