Caso Florencia

El uso de la palabra para expresarse, una de las claves para tratar el bullying

Desde el Colegio de Psicólogos destacaron que en los casos de violencia escolar hay que recuperar el discurso para expresar las emociones. Además, se resaltó el rol del gabinete psicopedagógico para tratar a todo el curso del colegio.
lunes, 05 de agosto de 2013 19:51
lunes, 05 de agosto de 2013 19:51

Valorar el uso de la palabra y aceptar las diferencias es lo que proponen los psicólogos para tratar los casos de bullying escolar. A partir de la agresión física que sufrió Florencia Merino por parte de una compañera en el colegio privado secundario al que asiste, Diario La Provincia consultó a la presidenta del Colegio de Psicólogos de San Juan, María Inés Sánchez para conocer cómo se debe proceder en estos casos.

"Es fundamental trabajar en los valores, no sólo con la persona agresora y con la agredida sino también con su familia. Los padres deben entender la importancia de rescatar las capacidades de sus hijos y no resaltar lo material, la belleza o lo económico, que genera situaciones de frustración e impotencia", señaló la psicóloga. 

"Se genera un círculo en el que no se tolera la diferencia y se busca destruir o arruinar a quien es bonito o exitoso. Hay un deseo de que ya no se lo admire más ni pueda destacarse en nada", agregó. Y resaltó que "la agresión es una conducta muy primaria y hay una necesidad de nivelar para abajo".

María Inés hizo hincapié en que la persona que agrede a un tercero, a su vez es lastimada en su entorno familiar. "En ese hogar no hay diálogo o es muy pobre. Las emociones se demuestran con golpes o empujones y eso es lo que hace reaccionar a cada uno de sus miembros. Es por eso que hay que trabajar en instaurar que el pensar y el ser distinto no es una oposición a uno sino que todos somos diferentes y debemos convivir en sociedad".

La presidenta del Colegio de Psicólogos manifestó que es importante que las autoridades del colegio intervengan positivamente para establecer normas que, aunque a los chicos no les gusten, deben respetar. "Los alumnos tienen que estar al tanto de ellas y responder en consecuencia. De lo contrario, aparecen este tipo de casos", afirmó.

Además destacó que la intervención de un gabinete psicopedagógico es clave en este caso. "Se debe hacer un seguimiento y considerar que, más allá de que desconozco las particularidades finas del caso, excluir es peor que incluir. Hay que trabajar con los compañeros de las adolescentes y reforzar que la mediación de la palabra es lo más importante". 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios