Teatro del Bicentenario

Los protagonistas anónimos de la construcción de un monumento que marcará la historia local

Alrededor de 200 personas trabajan intensamente para que la obra quede terminada antes de fines del 2015. Son obreros y albañiles anónimos que ya piensan en el día que digan: 'yo trabajé en la construcción de este Teatro'.
lunes, 12 de agosto de 2013 15:26
lunes, 12 de agosto de 2013 15:26

No son funcionarios ni ocupan cargos jerárquicos. Sus nombres no figurarán en ningún lado cuando este centro cultural ya esté funcionando. Sin embargo su labor es la más importante porque son quienes trabajan minuto a minuto para contruir la imponente estructura. Son las 200 personas que realizan la construcción del Teatro del Bicentenario.

La obra actualmente transita los primeros ocho meses de labor y ya alcanzó el 13% de concreción. Para hacer esto posible los albañiles y constructores saben que deben hacerlo con esfuerzo y mucha dedicación.

Miguel Ángel Algañaraz tiene 28 años y ya trabajó en varias obras de construcción pero ésta es la primera vez que participa de una edificación tan importante. Ingresar a este puesto le dió la posibilidad de casarse y ya piensa en sus hijos. "Va a ser hermoso el día que ellos ingresen a este Teatro. Les voy a decir 'yo trabajé en su construcción'. Eso es muy lindo", señaló el joven a Diario La Provincia quien confesó que esta labor implica mucho compromiso más allá de la dedicación propia de la actividad. "Todos los días trabajamos con esfuerzo. Somos muchos y estamos en los detalles para que quede bien", sentenció.

Romina Ortiz es técnica en seguridad e higiene. Desde hace meses forma parte del equipo que  supervisa la labor de los albañiles. Es la única mujer de la construcción y se convirtió como en la "gran hermana" de todos. "Es un orgullo estar acá y estoy acostumbrada a trabajar con hombres. Soy la única mujer en la supervisión de la obra pero no es nada complicado. Me gusta el trabajo en la obra", puntualizó a Diario La Provincia.

La mujer tiene 35 años y tiempo atrás trabajó en Veladero y Lama. Es casada y es, específicamente, por su familia que decidió dejar aquel puesto por éste que para ella cumple un lugar simbólico muy fuerte. "No es fácil como mamá estar tan lejos como me pasó en las minas. Es muy sacrificado y por eso elegí un lugar más cerca de mis hijos. Ellos me demandaban mucho tiempo y ahora puedo cumplir", destacó Romina que es madre de dos nene: Nahuel de 12 años y Elias de 8 años.

En ellos piensa Romina al momento de soñar con el día de la inauguración del Teatro. "Es muy fuerte, me emociona porque es algo histórico que va a quedar para siempre, para el resto de la vida, no solo mia sino también de nuestros hijos y nietos. Lo vivo desde el principio y espero que hasta el final con mucho orgullo. Me encantaría que los chicos puedan entrar a este lugar y disfrutar de cualquiera de las propuestas que vayan a haber acá", finalizó.

El Teatro
El proyecto en ejecusión fue diseñado por la UTE Panedile-Perfil-ICB, que está en manos de los arquitectos de los estudios Velasco- López de San Juan y Pasinato- Bianchi Bolzán de Buenos Aires. El proyecto empezó concretarse y levantarse en diciembre del 2012. Su estructura estará dividida en dos etapas. La primera será de 17.100 m2 de superficie cubierta y la segunda de 1.400 m2.

El Teatro del Bicentenario, cuya superficie es de de más de dos hectáreas, está ubicado en avenida Córdoba entre España y Las Heras. Éste se encuentra de manera integrada en un contexto considerado, por el ministerio de Turismo de San Juan, como el Barrio Cultural. El mismo abarca desde el próximo museo que contendrá a los Titanes de Ischigualasto hasta el de Bellas Artes, el de la Memoria y el Centro Cultural Estación San Martin, entre otros.

En función de esto se pensó en un edificio con un arco gigante de travertino (45 metros de ancho por 6 de alto), que representará el portal del Bicentenario y estará al ingreso. Desde afuera se verá al fondo una estructura con forma semicilíndrica,  como una "C”. Ésta se erigirá en medio de un patio interior, emulando un lugar de dispersión y además un jardín para músicos y  artistas.

La estructura contendrá la sala principal, con una capacidad para 1.100  personas que podrán disfrutar de conciertos sinfónicos, corales y shows líricos en una sala con 546 butacas, 69 palcos -entre estos, uno presidencial- y dos sectores de gradas. Además tendrá una sala secundaria, tipo SUM, con capacidad para 198 personas, donde se desarrollarán diversas actividades y habrá una serie de oficinas para la administración; un conjunto de cuatro salas de cine (aproximadamente de entre 110 y 120 butacas, y con 3 y 4 espacios para discapacitados cada una), su boletería y un sector de comidas rápidas.

Todo el proyecto tiene plazo de terminación en octubre del 2015 sin embargo las actividades se están desarrollando lo más rápido posible para concluirlo antes.

Galería de fotos

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios