En Desamparados

Un caballo en alto grado de desnutrición generó gran indignación en la sociedad

El animal es utilizado como tracción a sangre. En la jornada de ayer estuvo todo el día parado en el lateral de la Comisaría 4ta, lo que provocó mucha indignación en los transeúntes.
jueves, 11 de julio de 2013 06:39
jueves, 11 de julio de 2013 06:39

Indignación. Eso es lo que generó en un grupo de sanjuaninos, la postal que hasta anoche prevalecía a pocos metros de la comisaría 4ta de Desamparados. Un caballo en notable estado de desnutrición, con la piel pegada a los huesos y los ojos todos infectados estaba atado al lado de un árbol frente a Casa de Gobierno.

El animal pertenece a dos jóvenes de 19 y 25 años que fueron detenidos por una contravención. "Fueron detenidos esta mañana (por ayer) y en las próximas horas quedarán libres. No podemos hacer nada con el animal porque es de ellos. Sólo puede actuar la policía ecológica o alguna protectora de animales”, destacó el agente Morales a Diario La Provincia y luego explicó que no es motivo de detención la tracción a sangre porque no infringen alguna ley. "Sólo está prohibido cuando van por la circunvalación o alguna arteria que es muy transitada”, señaló el uniformado.

Por su parte, el psicólogo Fabio Illanes es el que alertó de esta situación a la sociedad, que inmediatamente repudió la actitud de algunos sectores que emplean animales para el traslado de carga. "Es obvio que, por el estado del animal, hay un alto grado de desnutrición y que no come desde hace un tiempo. Estaba lastimado y en los ojos se ve un gran cansancio. Es lamentable lo que pasa. Es un tipo de gente que cree que el caballo es una máquina, lo usan, lo dejan y después lo siguen usando. Pregunté en la comisaría si había posibilidad de rescatarlo y me dijeron que no”, señaló Fabio a Diario La Provincia, quien destacó que ya consiguió a alguien que estaba dispuesto a cuidarlo en una finca pero se necesita la autorización para sacárselo a sus dueños.

"Después de cargar el mensaje en Facebook, una abogada de Córdoba me mandó un mensaje porque se interesó en el tema. Me dijo que basta que vaya un veterinario con un abogado y se lo pueden sacar a los dueños. Por otro lado, hay una mujer que me contactó y habló con la policía. Ella va a ir con un veterinario para ver el estado del caballo. El tema es cómo accionar para ver cómo ayudarlo porque sino lo van a seguir usando hasta que muera”, finalizó el psicólogo.


Una realidad en todo el país

Actualmente existe una Ley Nacional y Penal de Protección al Animal (Nº 14.346), sancionada el 27 de septiembre de 1954, con extensión por ley propia a cada provincia de la República Argentina. A su vez, hay una serie de artículos que los amparan en la Declaración Universal de los Derechos de los Animales, sancionada en 1977 por la ONU y la UNESCO.

Estos organismos internacionales conciben a los animales como seres vivos con capacidad de sufrir, sentir dolor, diferenciar un golpe de una caricia, y con capacidades cognitivas diferentes a las de los humanos pero no por ello menos valiosas. De acuerdo a lo señalado en la página web Basta de TAS (Tracción a Sangre) "los animales tienen emociones, distintas a las humanas y por ello menos reconocibles a los ojos de las personas; gracias a estas emociones pueden sobrevivir en estado natural y determinar la gravedad de un peligro, la angustia por la pérdida de las crías, el placer de un baño en el río, entre otras muchas formas de manifestarlas”.

Ante esto dicho sitio web establece tres puntos a tener en cuenta de esta realidad:

1. En la Argentina aún se permite la tracción a sangre en el medio urbano, lo que implica un gran sufrimiento a miles de caballos que no reciben atención veterinaria ni alimentos adecuados; en su lugar, los golpes y malos tratos forman parte de la vida diaria de estos pobres animales.

2. Son utilizados para tirar de carros que muchas veces van sobrecargados, son obligados a atravesar la ciudad en infinitos viajes para el transporte de cartones, chatarra y otras basuras; sin atención veterinaria, estos animales deben transportar sus pesadas cargas incluso estando enfermos o, en el caso de las hembras, en estado de preñez.

3. Las ciudades argentinas ven cómo este fenómeno se encuentra en constante crecimiento, por lo que se calcula que hoy hay cerca de 70.000 caballos víctimas de malos tratos en el país, a la vista de todos, lo que ha derivado en un fuerte rechazo social hacia estas prácticas y, consecuentemente, hacia quienes conducen estos carros.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios