Historia

Una sanjuanina conoció el amor de la mano de un ex combatiente de Vietnam

Liliana Aubone se casó con Rodger Carroll y viven en Estados Unidos. Él le enseñó a ella lo importancia de superar los miedos.
domingo, 30 de junio de 2013 05:25
domingo, 30 de junio de 2013 05:25

Ella es sanjuanina. Él, norteamericano. Ella es profesora de español. El filósofo y ex combatiente de Vietnam. Se miran, sonríen de manera cómplice y en poco tiempo él trata de expresar lo que más puede, pero sobre todo dejar un mensaje. Rodger Carroll llegó a San Juan por segunda vez en su vida. La primera fue hace una década cuando su esposa Liliana Aubone lo trajo para que él conociera sus pagos.

"Las personas acá son más espontáneas y por ende muy generosas porque el que no es espontáneo no es generoso. Los norteamericanos no son tan espontáneos, no es que no sean generosos. Les lleva un poco más de tiempo mostrarse como son y ser cálidos. Acá la gente se entrega así. Eso es lo que más impresiona de San Juan”, dice este hombre a la vez que reconoce que también le gusta la ciudad aunque le cuesta acostumbrarse a los horarios.

Liliana Aubone y Rodger Carroll se conocieron en 1990. Ambos estaban casados y fue en el contexto de un evento deportivo de la escuela de sus hijos. Él buscaba que uno de los padres de la institución fuera entrenador del equipo del curso de su hijo y pidió que alguien se ofreciera para serlo. Sin embargo nadie quiso. Con dos piernas ortopédicas, Rodger decidió tomar la posta y guiar al grupo de chicos para que el deporte fuera lo que llevara a los niños a un futuro de triunfos.

Allí fue donde conoció a Liliana. Pero fue recién quince años después cuando ambos comenzaron una relación. "Pasado ese día no lo vi más. Lo que más me llamó la atención de él fue esa fuerza, esa energía para emprender algo. Cuando vio que nadie quería dirigir a los chicos, él dijo ‘lo hago yo’ sin pensar en alguna limitación física”, expresa asombrada Liliana quien recuerda que la siguiente vez que se encontró con él, ella ya estaba divorciada y él viudo. En el contexto de un café, lo vio pasar y se acercó a saludarlo. A partir de ahí la relación ya no fue de conocidos, sino de amigos, novios y desde hace unos años ya son marido y mujer.


La vida después de la guerra

Entereza. Esa es la palabra que define a Rodger y lo que la enamoró a Liliana. Él es un hombre que vivió la guerra con toda su fuerza y ese recuerdo hoy lo tiene muy presente. Tenía 18 años cuando fue convocado para combatir en la segunda guerra de Indochina, también llamada de Vietnam. Nadie le exigió que lo hiciera sino que fue por su propia voluntad. En aquel momento, su país, Estados Unidos apoyaba a Vietnam del Sur en un enfrentamiento contra Vietnam del Norte que estaba respaldada por la Unión Soviética.

"No me arrepiento de haberme ofrecido y tampoco le hecho la culpa a nadie de lo que me ocurrió. Era posible que esto ocurriera y yo lo sabía. Todavía recuerdo todo lo que viví en ese tiempo. Me fui a principio de año y al poco tiempo una bomba me estalló en las piernas. Volví a mi casa al año siguiente porque quedé internado casi 12 meses en el hospital para recuperarme”, señala.

En esa experiencia tuvo miedo sin embargo no se dejó vencer por éste. "Sabía que no debía correr por la misma orientación de las balas. Si quería vivir tenía que verlas y enfrentarme a ellas. Aún recuerdo cuando las balas rompían la barrera del silencio cuando pasaban cerca mío. ¿Si tuve miedo? Claro que sí, pero supe que el miedo no es bueno, no hay que tener miedo sino es eso lo que te termina matando. Para vivir hay que enfrentar los miedos, hay que seguir adelante”, expresa Rodger a la vez que confiesa que si tuviera que repetir esa experiencia lo volvería hacer.

"Los miedos son el mayor enemigo del hombre”, señala el ex combatiente y eso hace que Liliana se sienta segura y plena. "Él es el guía de la familia. Si mis hijos necesitan un consejo ahí está él. Tiene mucha sabiduría para enfrentar la vida y me transmite seguridad al momento de encarar lo que sea. Uno a veces tiene tantos miedos sin haber pasado por tantas cosas como él, sin embargo él me barre con todo eso porque sabe que eso no hace bien a nadie”, finaliza Liliana.

Rodger publicó un libro sobre este tema que se llama Mohawk Brotherhood (Fraternidad Mohawk) que trata de la unión entre militares de guerra para poder enfrentar la vida en un combate de este tipo.
0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios