Se exhibirá en agosto

Ya está listo el monumento al padre Báez Laspiur

El trabajo lo hizo el escultor Ricardo Bustos. La obra mide 1.69 y muestra al cura en posición amistosa. Estará ubicado en el patio del colegio de Andacollo, en Chimbas. La comunidad educativa está juntando fondos para poder pagarla.
lunes, 24 de junio de 2013 00:59
lunes, 24 de junio de 2013 00:59

Amó a la comunidad de Chimbas. Vivió y murió por ésta. Por eso, alumnos, docentes y todas las familias vinculadas al colegio de Andacollo quieren qué el padre Báez Laspiur esté presente en el patio de la institución.

Para ello enviaron a realizar una escultura de cuerpo entero, y de tamaño real, del cura. Quien tiene la responsabilidad de hacerla es el escultor Ricardo Bustos que viene trabajando en la misma desde hace más de seis meses. La obra, hecha de resina y polvo de mármol, recuerda al párroco en posición de amistad, de recibimiento de la comunidad.

"La idea de hacer esta escultura se nos ocurrió porque este año cumplimos nuestras bodas de plata y queremos colocarla el 21 de agosto que es el día de su natalicio. Ya venimos celebrando estas bodas con muchas cosas. Y el monumento es un homenaje a todo el colegio, a la obra que desplegó en el departamento. La idea es que esté en el patio como controlando y mirando. Ya está casi lista pero no queremos que se conozca públicamente hasta ese día”, señaló Ana Quinteros de Silva, directora del colegio.

La institución educativa es una de las obras más significativas del padre Báez. En 1988 nació como un establecimiento de nivel inicial y primario. Dos años después se creó el secundario que hoy se divide en tres niveles.

"El padre Báez hizo en Chimbas de todo, el colegio, capillas, barrios, multiplicó la obra de la iglesia desde lo que sabía hacer. El colegio fue una obra educativa de magnitud. Empezó con las primeras herramientas y con los años se fue multiplicando su trabajo. Dejó un sello, una impronta muy valiosa en el colegio y en el personal que está desde el primer tiempo en éste. El padre estuvo 18 años desde que se fundó hasta que se retiró como párroco y al año siguiente falleció”, comentó la directora, quien destacó que les "ha enseñado a servir a la comunidad y este colegio está hecho para la comunidad”.

El colegio de Andacollo es una institución confesional que surgió no como una institución de elite, sino como un colegio para Chimbas y que dignificara al joven y al niño de este departamento. En estos 25 años, además de crecer en su matrícula y en su estructura física, deja una transformación positiva en la sociedad con la evangelización.

La escultura del padre Báez Laspiur mide 1,69 metros y está colocada sobre un pedestal. Aún no ha sido cancelada y necesitan de la ayuda de la comunidad para ser adquirida. Para ello reciben donaciones en la escuela pero además han puesto a la venta mil ejemplares de un libro con anécdotas del padre, escrito por Osvaldo Vildoso.

 

El cura de los pobres

El padre Báez Laspiur se incorporó a la comunidad de Chimbas cuando tenía casi 50 años de edad. Al ser asignado realizó una de las obras más importantes del departamento: la construcción de la iglesia departamental que honra a Nuestra Señora de Andacollo. Además, creó el colegio parroquial, oratorios, capillas, comedores comunales y creó una asociación que medió ante el IPV y consiguió casas para alrededor de 1000 familias de bajos recursos.

El sacerdote falleció a los 76 años en marzo del 2005 y la comunidad no olvida su legado.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios