Pide colaboración a los padres

La mayor perjudicada después de la estafa a los chicos de la escuela de Comercio

Yanina Godoy estacionó su auto a pocos metros de la escuela de Comercio y del ingreso al local de organización de eventos donde fue el incidente hace poco más de una semana.
viernes, 06 de diciembre de 2013 09:01
viernes, 06 de diciembre de 2013 09:01

El miércoles 27 de noviembre Yanina Godoy tenía turno con el médico y se trasladó desde Pocito a la Capital sanjuanina con el fin de hacerse atender. Su auto lo estacionó a pocos metros de la empresa C & Co en calle Caseros antes de Santa Fe y se fue hasta el consultorio que estaba a pocos metros del lugar.

Mientras esperaba que la atendieran vio una corredera de personas en una misma dirección y eso llamó su atención. Se asomó a la puerta de la clínica para ver qué pasaba y comenzó a escuchar la alarma de un auto que sonaba intensamente. A partir de ahí pensó lo peor. Y no se equivocó: era su auto que alertaba de lo que ocurría ahí. 

"Cuando ví lo que estaban haciendo a mi auto le dije a un policía que viera qué pasaba. Veía gente que lo pateaba y lo movía de un lado para el otro y me dijo que no me acercara porque podía sufrir algún daño yo. Eran más de 50 personas y sólo habían tres efectivos", señaló Yanina a Diario La Provincia y aclaró que donde estaba el auto estacionado, es donde cayó Federico Cabello, lo golpearon y lo desvistieron. "Seguro que ellos pensaron que era el auto de él", subrayó.
 
Cabello era la cara visible de la empresa de organización de eventos C & Co que para el miércoles 27 de noviembre había organizado un baile de egresados y ese día no lo concretó por problemas que en este momento están siendo vistos por la justicia. La fiesta fue suspendida apenas tres horas antes de su concreción, lo que provocó la indignación en gran parte de la comunidad educativa de la de Comercio que fue hasta el local sofocados de la ira.  

 

"En el momento cuando ví que todos cargaban su furia contra mi auto, me sentía indefensa e incluso sentía pudor. Me sentí totalmente indefensa. Tenía al lado mio un agente de policía que no podía hacer nada. Estaba expuesta a todo. Ahora que ya ha pasado varios días me siento desilusionada. A todos nos cuesta adquirir algo. Desilusionada de cómo la adolescencia a perdido el respeto y los valores. Y los padres que dan el ejemplo, no los educan", agregó la mujer quien se sintió totalmente desprotegida por la policía al no actuar en su momento.

"Veía que la policía no hacía nada pero a su vez lo entendía porque eran tres frente a 50 personas. Estaban sacados de sí. Cualquier persona con uso de razón no hace lo que hicieron ellos", dijo.

Ahora que los alumnos de la de Comercio podrán tener su baile de egresados, el 10 de diciembre, Yanina pide que los padres se hagan cargo del arreglo de su auto. En mejora de la chapa y luminarias tiene un valor de 3.500 pesos y si se le suma la pintura, el valor asciende a más del doble. 

"Si cada padre pone un poquito, a ellos no se les hace pesado. En cambio si yo tengo que poner todo, me cuesta mucho más", finalizó Yanina.

Comentarios