Polémica

Afirman que los padres y los empresarios no colaboran para evitar que los menores vayan a boliches

El secretario de Gobierno y Justicia, Juan Romero afirmó que los padres reclaman porque tienen que buscar a sus hijos por la comisaría en vez de cumplir la ley que establece que los menores pueden estar en una matineé hasta las 23.
lunes, 04 de noviembre de 2013 17:50
lunes, 04 de noviembre de 2013 17:50
Tras el operativo del fin de semana pasado en el que se sancionó a un boliche por tener a más de 100 adolescentes menores de 18 años fuera del horario que fija la denominada "Ley Seca", el secretario de Gobierno y Justicia, Juan Romero hizo duras críticas a las reacciones de los padres y empresarios.
 
"La ley 7196, que regula los espectáculos nocturnos, y la ley del consejo provincial de prevención son muy claros respecto a los horarios y locales de diversión nocturna. Además, los locales tienen prohibido recibir menores de 18 después de las 23, en caso de que sea matineé. Y en ese caso, esas fiestas deben prolongarse hasta las 22.30, en invierno y hasta las 23 en verano. El local debe respetar ciertas reglas, como que no haya mezcla de mayores y de menores, ni se debe vender alcohol", remarcó el funcionario.
 
En cuanto al operativo de la división Leyes Especiales en el boliche Berlín, a cargo de la oficial Carolina Vera, manifestó que "hemos tenido muchos cuestionamientos porque los padres no colaboran con la policía y tampoco los empresarios. Es preferible que le llamen a un papá para avisarle que su hijo que está en la Comisaría del Menor y no que le digan que lo violaron o que falleció en un accidente de tránsito por tomar alcohol. Además, el empresario puede ganar dinero respetando la ley y los padres tienen que exigirles que cuiden a sus hijos", sentenció.
 
Sobre la forma en la que se procede en caso de que se desaloje un local por permanencia de menores en horarios no permitidos aclaró que "ellos no van detenidos, sino que se les avisa a los padres que vayan a buscarlos a la comisaría adonde se los lleva por prevención. Si está intoxicado por alcohol o drogas se lo deriva a un centro de salud. Si aún así nadie lo va a buscar allí, se lo lleva  por su seguridad a la Comisaría del Menor. Cabe destacar que la ley establece una multa para los padres que permiten que los hijos estén en ese estado de ebriedad siendo menores de 18".

Comentarios