Jáchal

Los asambleístas le tiraron agua, escupidas y huevos a Uñac

El gobernador Sergio Uñac viajó a Jáchal y luego se dirigirá a Iglesia. Se ha montado un importante operativo policial para desbloquear ordenadamente el bloque en la ruta de Jáchal
viernes, 16 de septiembre de 2016 10:24
viernes, 16 de septiembre de 2016 10:24
Pasada las 10.30, el gobernador Sergio Uñac llegó a Jáchal y junto al intendente Miguel Vega se acercaron a la plaza departamental para reunirse con los asambleístas de Jáchal No Se Toca donde fue increpado a los gritos por los manifestantes.

"Le pido a usted, al presidente, a los concejales que usen sus inteligencias, corazón, conocimientos para ofrecer otro trabajo, no se puede vivir así. Estos pueblos se sacrifican por las multinacionales", señaló una mujer a los gritos mientras el mandatario provincial trataba de contestar, según pudo escucharse por Antena1.

"Ahora hemos cerrado la operación, se viene otra multa y decisiones que se van a tomar", dijo Uñac a lo que los asambleístas le pidieron que cierre la actividad minera en Veladero. El gobernador le contestó que por favor lo esperen, que no es fácil.

"Haga una consulta popular, esa consulta que los hdp de los concejales lo negaron", recriminó un vecino en el mano a mano con el mandatario provincial que es histórico ya que nunca un gobernador se acercó para hablar con ellos en materia minera.

"Queremos que se pongan a trabajar por los derechos de los jachalleros, no nos ningunean. Vengo pidiendo informes desde el 2010 a OSSE, Hidráulica, a los organismos del Estado y no responden. Haga algo", agregó otro vecino prácticamente sin dejar que el gobernador pueda hilar muchas palabras.
 
"A usted le parece que a seis días de un derrame se puede actuar, el cianuro que cayó al agua se biodegradó. Hay elementos pesados en el agua, hay información de varios derrames y esto no puede seguir así. Acá hay nieve en la cordillera para tirar para arriba que va a provocar que se rebalse el dique de cola o que se rompa algún caño más", increpó otro vecino.
 
Ante esto, el gobernador pudo contestar con pocas palabras, antes de que otra persona lo volviera a cortar su habla, que el Gobierno recibió el informe oficial el lunes y ese mismo día volvió a subir la Policía Ambiental. 

"Por eso he pedido la suspensión de la actividad. Vamos a trabajar hasta las últimas consecuencias", respondió Uñac.
 
Antes de irse, los asambleístas le tiraron agua, escupidas y huevos en un clima que terminó muy tenso y bajo muchos insultos.

Galería de fotos

Comentarios