El comienzo de una nueva etapa

Y un día el Flaco Gioja volvió: Crónica de una jornada emotiva

El 7 de febrero fue un día cargado de emoción para el gobernador Gioja. El viaje rumbo a San Juan en algún momento se puso en duda para ese día pero luego, el clima estuvo a su favor y en la provincia miles de persona lo acompañaron en todo momento.
sábado, 08 de febrero de 2014 00:06
sábado, 08 de febrero de 2014 00:06
Sin dudas el 7 de febrero de 2014, quedará marcado en la memoria del gobernador José Luis Gioja con la misma fuerza con que quedó registrado en su memoria el trágico 11 de septiembre del 2013. Pero esta vez, los recuerdos no serían los negativos de aquel hecho sino los positivos del reencuentro con su provincia, de "volver siempre a San Juan".
 
La jornada comenzó bien temprano en Buenos Aires. Allí, las valijas estaban hechas y la ansiedad apresuraba las horas para regresar a su tierra. Una fuerte tormenta hacía pensar, por momentos, que el viaje tan anhelado se podía frustrar para ese día. Sin embargo, a media mañana el piloto Walter Gallardo y el ministro de Salud Oscar Balverdi llegaron a Capital Federal alentando que no habría problema en hacer el viaje.
 
A las 16.30, tal cual estaba previsto, el vuelo tomó rumbo para San Juan. Antes de partir dialogó con la agencia de noticias Télam y se mostró animado con el viaje: "Estoy muy bien, muy emocionado, con muchas ganas de llegar a San Juan. Hace cuatro meses me fui sin saludar a los sanjuaninos y ahora voy a volver con muchas más ganas y con mucha más sabiduría, porque uno aprende de las cosas que le pasan".

El vuelo a San Juan se dio sin problema alguno. A las 18.35, el avión sanitario arribó al aeropuerto de Pocito donde miles de personas lo esperaban apostados en las calles con pancartas, bombos y platillos. Las lágrimas fueron inevitables aún cuando la aeronave no pisaba tierra.

Los aplausos y los cánticos fueron el denominador común cuando bajó de la nave para movilizarse hasta la tráfic con la que haría todo el recorrido hasta Casa de Gobierno. En ese momento la prensa local se abalanzó para conseguir al menos una palabra del mandatario en la provincia y así fue: "No esperaba semejante recibimiento. Un abrazo para todos y que viva San Juan", fueron sus primeras palabras a los medios. No quería caravana, sin embargo el apoyo popular fue más fuerte y la multitud acompañó en todo el recorrido hasta el destino final.
 
Desde el hangar fue por avenida Mendoza hasta Boulevard Sarmiento y de ahí empalmó por avenida España hasta República del Líbano. Luego por esta llegó hasta Paula Albarracín de Sarmiento para dirigirse a Casa de Gobierno. 
 
Para muchos fue el camino más largo. Para otros, la posibilidad de encontrarse mano a mano con miles de sanjuaninos. Así fue como, a paso de hombre y parándose cada vez que se lo pedía, la movilidad recorrió las calles colmadas de personas que esperaban su pasada.
 
Un grupo de murga, una fiesta boliviana, una cadena de oración y hasta una serenata folclórica formaron parte del recorrido que realizó la trafic para el primer encuentro de Gioja con los sanjuaninos. 
 
Pasada las 20.30, el gobernador Gioja llegó a destino. En Casa de Gobierno, y antes de reunirse con la multitud que lo esperaba en la sala Rogelio Cerdera, decidió pasar por su oficina, caminar por las salas del lugar y saludar a todos los que trabajan allí. Un encuentro con su gente y a puertas cerradas. 
 
Cuando la ansiedad ya apretaba a muchos, y los cánticos peronistas se hacían cada vez más fuertes, el gobernador llegó a la sala Cerdera. Allí los aplausos se multiplicaron y el mandatario tomó la palabra. 
 
"La verdad es que lo primero que le voy a pedir es que si me pongo a llorar, ríanse para que yo también me ría". Con esas palabras abrió la alocución que duró casi 8 minutos y tuvo picos muy emotivos como cuando agradeció a la prensa el respeto por cómo se trató el tema del accidente o el apoyo incondicional de su familia que le dio el "soplo vital para no dejar esta tierra con tanto amor por disfrutar y tanto trabajo por hacer".
 
También se proyectó y aseguró que va a "seguir peleando porque tengo las fuerzas y las ganas, y la cabeza funcionando a mil por hora".
 
Terminadas sus palabras, los folcloristas sanjuaninos, Mario Zaguirre y Eduardo Oro le dieron una serenata interpretando el teme "Volveré siempre a San Juan", esa misma canción que lo recibió cuando pisó Casa de Gobierno y que incluyó en su discurso.
 
Con todos aplaudiendo de pie y unido él en un caluroso abrazo con su familia, el encuentro popular tuvo un punto final. Luego llegó la cita con sus allegados en la Sala Colombo y una charla que seguro también tuvo toques de mucha emoción.


Comentarios