En lo inmediato

Para paliar la desocupación minera en Jáchal planificaron una batería de obras públicas

La batería incluye la construcción de 125 viviendas, una escuela nueva y una planta clasificadora de semilla, entre otras tantas actividades. El objetivo es arrancar en febrero o marzo.
viernes, 06 de diciembre de 2013 09:57
viernes, 06 de diciembre de 2013 09:57
Una batería de obras públicas viene preparando el gobierno provincial junto al municipal de Jáchal para paliar la desocupación que se generó en los últimos meses tras la paralización del proyecto Lama-Pascua. 
 
Según señaló el intendente Jorge Barifusa, el objetivo es que a partir de marzo se comiencen con una serie de obras de gran envergadura que pretende absorver numerosa mano de obra. "La idea es incorporar 300 personas en cada proyecto con distintos niveles de funciones. Sabemos que los que queden sin trabajo van a sentir más el golpe en febrero o marzo, por eso planificamos comenzar en esos meses. De esa forma podemos compensar lo que está viviendo la provincia", destacó el mandatario.
 
En la batería de proyectos se encuentra la construcción de 125 viviendas, una escuela nueva, se ha adjudicado una plata clasificadora de semilla, el Anfiteatro del teatro del Bicentenario del departamento, 3 km de alumbrado, la mejora de la plaza de Huaco y de la pileta de El Vivero. Además esperan la incorporación de algunos proyectos nacionales que están a ser confirmados en las próximas semanas.

El anuncio fue realizado esta mañana por el mandatario departamental en el marco del convenio firmado con la empresa Barrick y OSSE para reforzar el sistema de agua potable en la unión vecinal de Pampa Vieja, que provee el servicio a esa comunidad. El convenio establece que la empresa Barrick pone materiales, la municipalidad pone las máquinas y OSSE la mano de obra. Entre los tres mejorarán el servicio en 250 vecinos. 
 
Comercios de adobe clausurados
Barifusa también habló de las clausuras provocadas el fin de semana por Planeamiento. El mandatario destacó que hay que tener en cuenta las condiciones de las casonas de adobe que son ofrecidas para los clientes ya sea como comercios, hoteles o salones. 
"Tenemos hasta hospedajes de adobe. Es verdad, el romanticismo y la comodidad de esos lugares no lo tiene ningún otro pero vivimos en San Juan con un grado sísmico de 3, que es grave. Estamos sujetos a cualquier desastre y puede traer grandes problemas", sentenció Barifusa quien señaló que hay que respetar las normas legales correspondientes en materia de seguridad.

Comentarios