Investigación

Crimen del hombre en Pocito: pidieron un estudio de ADN a la esposa del único detenido

Anteriormente Noriega había señalado que se habían advertido presuntas irregularidades o incongruencias entre las versiones dadas en las declaraciones de la mujer, y por eso se le citó a Tribunales en varias ocasiones. 
jueves, 12 de agosto de 2021 08:00
jueves, 12 de agosto de 2021 08:00

En el marco de la investigación del homicidio de Manuel Antonio Muñoz, el hombre de 70 años que fue asesinado en el interior de su casa en Villa Paolini, en Pocito, ahora la Justicia busca conocer si el caso tendría una nueva persona implicada en el crimen. Hasta el momento, el único detenido es Esteban Riveros, quien era inquilino en la casa de Muñoz, y que actualmente espera por el juicio. 

Sin embargo, en las últimas horas, la esposa del detenido, quien fue citada a declarar en carácter de testigo en varias oportunidades, comenzó a ser investigada para conocer si también podría haber actuado en el hecho. Así lo confirmó la abogada defensora de Riveros, quien detalló que se ordenó sobre la mujer un examen de ADN.

"La trasladaron al laboratorio forense, al lado del Hospital Marcial Quiroga. Así lo solicitó el Juez para saber si ella también estuvo implicada en el homicidio. Le hicieron un hisopado bucal para obtener ADN y compararla con rastros encontrados en el lugar del homicidio, del lugar del hecho", señaló Filomena Noriega, abogada defensora del marido de la mujer, a Diario La Provincia SJ. 

En base a lo que la letrada detalló, ahora se espera que los resultados estén en más de 30 días y aunque aún no se abrió un expediente específico para la detenida, el pedido llega después de que el Juez haya escuchado en más de una oportunidad la palabra de la investigada. 

Anteriormente Noriega había señalado que se habían advertido presuntas irregularidades o incongruencias entre las versiones dadas en las declaraciones de la mujer, y por eso se le citó a Tribunales en varias ocasiones. 

Muñoz falleció debido a un traumatismo de cráneo ocasionado por un fuerte golpe, según reveló la autopsia. Riveros, era inquilino de Muñoz y tras el hallazgo sin vida del hombre, quedó detenido por el delito de Homicidio doblemente agravado por ensañamiento y por alevosía. 

En aquel momento, Riveros y su familia alquilaban una habitación en la casa del vendedor de autos, y según la investigación, signos en sus manos indican que habrían intentado defenderse aunque las puertas de la casa no estaban forzadas, por eso desde un primer momento se creyó que la víctima conocía al victimario. 

Comentarios