Justicia

Muerte de Catalina Valdez Sosa: imputaron a dos médicas por homicidio culposo

Se trata de las profesionales del Hospital Rawson que atendieron a la pequeña de 4 años tras sufrir un siniestro vial con su familia. Le dieron el alta, desmejoró y horas después, falleció.
jueves, 7 de octubre de 2021 18:21
jueves, 7 de octubre de 2021 18:21

Por la muerte de la nena Catalina Valdez Sosa, que sufrió un siniestro vial con sus padres, se realizó este jueves la audiencia de formalización contra las dos pediatras que la atendieron y dispusieron su alta del Hospital Rawson. La menor ingresó horas después con un cuadro abdominal agudo y falleció.

El juez de garantías Jorge Abelín Cottonaro dispuso, en base a la investigación de la UFI Delitos Especiales, representada por Iván Grassi, imputarlas por el presunto delito de "Homicidio culposo" y se estableció un año para la Investigación Penal Preparatoria. Las profesionales de apellidos Sojo y González quedaron en libertad y no declararon. 

"Nos enseñó a ser fuertes". Con esas palabras, Eduardo Valdéz recuerda hoy a su hija de 4 años a pocas horas de que se cumpla un mes de su muerte. La pequeña Catalina Valdéz falleció el pasado 8 de septiembre, después de sufrir un siniestro vial y ser dada de alta en el hospital Rawson, pese a que tenía una hemorragia interna.

A poco de que la recuerden con una misa, el papá confesó que tiene presente los malos recuerdos del accidente y los dolores que tenía su hija por el impacto. "En el hospital recibieron a Cata unos médicos, le hicieron análisis clínicos y tomografía en la cabeza pero después no hubo más atención. Mi señora estuvo presente todas las horas hasta que le dieron el alta pero atención médica no tuvo", comenzó contando el papá a Diario La Provincia SJ.

En la memoria de los padres está el recuerdo de los dolores que tenía la pequeña y no eran atendidos. "Tenía dolores, se quejaba, sin saber que tenía hemorragia interna. Era todo lo contrario de lo que me venían diciendo que estaba todo bien. A las 21.30 me dijeron que yo me tenía que ir y luego en ningún momento se acercó algún médico para hacerle a ella otro estudio", señaló.

Eduardo recuerda que esa noche vieron que su hija tenía el ombligo para fuera y el vientre muy hinchado. Además se quejaba por los dolores pero "nadie hizo caso, en ningún momento la palparon, la tocaron". A las 00.20 aproximadamente del 8 de septiembre le dieron el alta pero a la 1.30, cuando ya estaba en la casa se seguía quejando pero esta vez no podía respirar. Al tomarle la temperatura, los padres detectaron que tenía 39 grados.

"En ese momento dejó de respirar y mi señora le hizo RCP. Tenemos tuvo de oxigeno y se lo pusimos pero ya no tenía síntomas. No hubo forma de reanimarla y creemos que llegó sin vida", dijo el papá con congoja. 

La pequeña Cata sufría de convulsiones desde muy pequeña, por eso en su casa tenían un tubo de oxígeno preparado siempre para asistirla. Además su mamá sabía hacer reanimación cardio-pulmonar y todos los conocimientos los puso en ejercicio esa noche para que su hija no muriera. Sin embargo, no pudo revertir el cuadro.

A partir de esto, la fiscalía actuó de oficio y decidió empezar a investigar las responsabilidades que caían sobre los médicos que la atendieron. La autopsia determinó que murió producto de las lesiones producidas por el choque que horas antes había tenido con su familia. Sin embargo, en el hospital no detectaron dichas lesiones y por eso murió.

 

Comentarios

Otras Noticias