Investigación

Crimen del iglesiano: la defensa de Montaño pidió que sea considerado como encubridor

Además, la abogada María Filomena Noriega que se lleve adelante una inspección ocular en el lugar del crimen.
miércoles, 29 de julio de 2020 11:24
miércoles, 29 de julio de 2020 11:24

Sigue la investigación por el crimen de del iglesiano Rubén Darío Quiroga (54) y los dos imputados ya dieron su versión sobre lo que habría sucedido el día en que el hombre apodado "Merluza" murió violentamente y habrían tratado de desaparecer todo rastro al calcinarlo.

Glenda Nabila Aciar (23) y Luis Alfredo Montaño (31) declararon ante el juez Javier Alonso en el Juzgado Letrado de Jáchal. La abogada Filomena Noriega es la defensora de Montaño y acompañó al imputado para avanzar con la causa. Él está imputado por homicidio agravado por alevosía y ella, por homicidio doblemente agravado por relación de pareja y alevosía.

Es por ello que la letrada ya solicitó al juez que considere un cambio de carátula y se lo encuadre en la figura de Encubrimiento, debido a las "pruebas que constan sobre el caso. Montaño sólo encubrió a su pareja Glenda Nabila Aciar. Además, se pide valorar la declaración del imputado".

En otra presentación de Noriega solicitó acceder a copias del expediente, que se realice una inspección ocular en el presunto lugar del crimen con encuesta y se llame a declarar a una mujer, con domicilio en Santa Lucía, para que aclare su relación con los imputados.

Qué declaró Montaño

"Él (Montaño) le dijo que la iba a a dejar porque era el hazmerreír de todo Rodeo porque ella lo engañaba con todos, hasta con el tío. Se pelean y él tuvo un intento de suicidio. Finalmente, toma la decisión de dejarla y se va a un lote", relata Noriega a Diario La Provincia SJ.

Sobre el día del crimen, "cuando llega a la casa, no la encuentra y sigue unas huellas que llevan a un descampado. La ve a lo lejos que estaba con fuego. Se acerca y ve una bicicleta con un hombre abajo. Le pregunta qué había hecho. "Este es el Merluza", le contestó. Pidió que esperara, que iba a ir a buscar algo. Volvió como a las dos horas y trajo unas maderas para seguir quemándolo. Las cenizas de la víctima las tiró en una letrina".

Después, "se fueron a la casa. Él la vio llena de sangre, mientras le daba la teta a la nena. Le pide que se bañe y comenzó a preguntarle por qué lo había hecho. Le respondió que la había extorsionado que si no tenían relaciones, le iba a mostrar a él todos los videos porno que habían hecho juntos. Él declaró que sabía que lo engañaba pero Glenda insistía en que quería comenzar una nueva vida juntos. Además, le agregó que al "Merluza no lo va a buscar nadie porque nadie lo quería"".

Relató, además, que una noche en la que habían peleado, se va a dormir pero despierta cuando algo le roza el cuello. "Ella le estaba pasando una navaja. Le contó que al Merluza le había hecho lo mismo y si bien, le quitó la navaja y la escondió, tenía miedo que lo matara. No podía dormir".

Sobre el corte de pelo de Glenda (muy corto), Montaño expresó que "ella le aseguró que era una prueba de amor; no quería que lo dejara. Destacó que siempre la quiso y que fueron novios desde chicos. Pero que ella le era infiel y tenía sexo con un tío de ella, un vecino, un policía y "Merluza". Aseguró que la víctima también se relacionaba con hombres. Glenda le afirmó que con Rubén hacía mucho no se veían pero mensajes en el celular de ella decían lo contrario".

  

 

Comentarios