Investigación

Golpiza en un conocido boliche: investigan a los patovicas que trabajaron esa noche

El pasado jueves en la madrugada, un joven denunció una brutal golpiza por parte del equipo de seguridad de "La Llorona", y la policía pone el ojo encima de los presuntos responsables.
jueves, 13 de febrero de 2020 08:00
jueves, 13 de febrero de 2020 08:00

El pasado jueves en la madrugada, lo que sería una salida con amigos terminó con dos de ellos gravemente heridos tras recibir una golpiza, aparentemente por parte de patovicas del conocido boliche "La Llorona", en Concepción. Se trata de Esteban Moya y tres de sus amigos, quienes fueron sacados del interior local y golpeados en la entrada. 

En este contexto, la policía ya investiga a los presuntos agresores. "Se ha solicitado a los dueños de 'La Llorona' que discriminen a cada uno de los empleados que trabajaron esa noche para tratar de determinar quiénes podrían haber sido los responsables de la golpiza. Además mi cliente fue llamado a declarar nuevamente para ratificar la denuncia", señaló la abogada Filomena Noriega, defensora de Moya, a Diario La Provincia SJ. 

Según la declaración del hombre de 35 años, él y tres amigos más, entre los cuales estaba su sobrino, estaban tomando tragos cuando una joven pasó y quiso llevarse uno. Ante el reclamo por el hecho, los cuatro fueron sacados y a uno de ellos comenzaron a agredirlo en la puerta. Cuando Moya quiso defenderlo, también fue gravemente golpeado.

Moya recibió golpes de puño y patadas estando en el suelo, lo que ocasionó heridas de consideración en su rostro y cuerpo. Sin embargo fue tenenido por el hecho y liberado en horas de la tarde del viernes. "Me llamaron nuevamente a declarar y dije todo lo que había ocurrido. La policía me informó sobre la investigación que se lleva a cabo y aparentemente ya sabrían sobre uno de los patovicas, conocen hasta el sobrenombre, sería uno de los que me pegó cuando estaba en el piso. Ahora el Juez debe decidir qué hacer", aseguró Esteban Moya a este medio. 

Y agregó que "en la puerta del boliche hay cámaras en La Llorona, y están justo en la puerta de donde fue el problema. Si las revisan podrán ver que en ningún momento les pegué ni los agredí, sólo tuve un cruce de palabras cuando intentaba explicarle por qué le reclamé a la chica que no podía llevarse nuestros tragos. Y después cuando vi que le estaban pegando a mi amigo y que también me pegaron a mi". 

El viernes hizo que un médico perteneciente a la empresa en la que trabaja lo revisara, y fue aconsejado de concurrir a un oculista por la gravedad de los golpes en uno de sus ojos. "Ahora estoy mejor, puedo abrir el ojo pero debo ir al oculista para asegurar que un derrame no lo dañe más", finalizó. 

Según el detalle del informe policial, cuando Esteban Moya quedó esposado presentaba notorias heridas, por lo que fue necesario trasladarlo al Servicio de Urgencias del hospital Rawson. En el nosocomio los médicos le detectaron taumatismo encéfalo craneano y traumatismo en la parrilla costal derecha, entre otros golpes. 

 

Comentarios