Pedido de justicia

Mamá de Yuliana Neira, la joven baleada por su novio: "le pido a Dios que mi hija vuelva a caminar"

La joven de 23 años Yuliana Neira sufrió una perforación en su pulmón, intestino y la bala se alojó en la columna desde donde tuvieron que sacársela, por parte de su novio quien confesó el hecho, en noviembre de 2018. A más de un año, su situación continúa complicada.
sábado, 1 de febrero de 2020 09:00
sábado, 1 de febrero de 2020 09:00

Ya pasó más de un año de aquel 12 de noviembre de 2018, cuando una noche, la violencia de su novio le cambió la vida para siempre a una sanjuanina, debido a un disparo que él le propició. Hasta la actualidad, la joven está sin poder caminar y con múltiples consecuencias en la salud. 

Se trata de Yuliana Neira, de 23 años quien sufrió una perforación en su pulmón, intestino y la bala se alojó en la columna desde donde tuvieron que sacársela. Si bien en un principio se creyó que todo fue en un contexto de intento de robo, con el correr de las horas quedó detenido el novio de ella Samuel Audulá quien confesó que disparó el arma calibre 38 de manera "accidental".

Yuliana hasta el día de hoy está con pañales, si bien le sacamos la sonda, continúa cauterizando, todavía no camina y está en rehabilitación. Todo por la violencia y la mentira de este tipo, porque él dijo que a Yuliana le hicieron eso en un robo, cuando fue él mismo el que le disparó”, dijo notablemente conmovida su madre Susana Troncoso, a Diario La Provincia SJ. 

Su madre está convencida que éste es un hecho de violencia de género y quiere que el joven pague con la cárcel por dejar a su hija en su difícil estado, después de permanecer un largo tiempo en coma y sin poder despertar. Hoy Audalá se encuentra procesado en el Servicio Penitenciario a la espera del juicio. 

“El caso de Yuliana está parado, todavía no condenan a su agresor, está en el servicio penitenciario y el cambio de jueces nos perjudicó ya que la carátula estaba como Intento de Homicidio, portación de arma de fuego y falso testimonio; mientras que ahora está como lesiones gravísimas doblemente agravadas. Queremos que llegue el juicio este año, no queremos que reciba una condena menor que no se merece”, aseguró. 

Y agregó que “Como si fuera poco, le enviaba cartas desde el penal a mi hija, por medio de un pastor. Eso significó una ofensa muy grande para nosotras, no hay palabras que salgan de su boca, que hagan que Yuliana vuelva a ser la misma de antes”. 

Sin embargo frente a la difícil situación procesal, la joven sigue dando batalla desde su lugar, "con ganas de vivir" para recuperarse. “Lo único que le ruego a Dios es que mi hija vuelva a caminar, seguramente la lleve a Buenos Aires en marzo o abril, para que reciba un tratamiento allá. Es una chica de 23 años que está en silla de rueda por un hombre que podría salir beneficiado”, finalizó Susana. 

LOS HECHOS 

Susana Troncoso contó que cuando ella llegó a su casa, una vecina le dijo que había escuchado un estruendo en el fondo de la vivienda de ella y que el sonido era coincidente con la detonación de un arma de fuego. Luego se enteró que su hija estaba internada producto de haber recibido un proyectil en su cuerpo y lejos de pensar que fue un accidente, la madre de la joven siempre sospechó que el responsable era él. 

Cuando la mamá de Yuliana llegó al hospital para cuidar de su hija, él dio varias versiones que no la convencieron y fue entonces que ella decidió contarle a la policía sus sospechas. Horas después el joven quedó detenido. Fue después de que la policía realizara un allanamiento en la casa donde vivía la joven con su madre, sus dos hermanas y el novio. El presunto agresor había dejado el arma escondida arriba del ropero de ella, escondida en una mochila.

"Escondió el arma con 3 balas calibre 38. Luego se encontraron proyectiles en su bolsillo", detalló Troncozo a este medio, en aquel momento. Luego explicó lo que habría pasado minutos después de que el proyectil impactó en el cuerpo de su hija: "él la cambió de ropa, el pullover a mi hija y se la llevó. No me avisó lo que había ocurrido, algo oculta. Quiero que lo investiguen".

"Yo al dormitorio de Yuliana no entraba. Si hubiera sabido que él tenía un arma, yo hubiera tomado otra determinación. Ella siempre me decía que sí el se iba ella se iba con él. Lo quería mucho. Yo estoy muy mal. Hablé con la gente de la Brigada de Investigaciones, él tiene que ver", agregó.

"Es muy buena mi hija, en todo sentido, muy estudiosa, trabajadora y responsable. Es una excelente persona que tuvo un destino de meterse con esta mugre, era una excelente persona ella, atendía el negocio de su hermano, trabajaba como empleada domestica y con eso pagó el curso de preceptora", finalizó.

Comentarios