Sentencia

Crimen del peluquero Sergio Montenegro: absolvieron al boxeador Amilcar Funes

El tribunal hizo lugar al pedido de su defensa que argumentó el "beneficio de la duda". La fiscalía había pedido perpetua por el homicidio. Ordenaron su inmediata liberación.
miércoles, 25 de septiembre de 2019 11:56
miércoles, 25 de septiembre de 2019 11:56

"Soy inocente. Quedo a disposición de la justicia". Fueron las palabras con las que el boxeador Amilcar Funes se refirió al tribunal de la Sala III de la Cámara Penal antes de escucharla sentencia por el crimen violento del estilista caucetero Sergio Montenegro. 

En medio de un tenso ambiente, el joven podía escuchar si se hacía lugar al pedido del fiscal José Eduardo Mallea, que había pedido prisión perpetua por homicidio agravado por alevosía, ensañamiento y robo agravado por uso de arma blanca en concurso real. Finalmente, se avaló el pedido de la defensora oficial Mónica Sefair: fue absuelto por el beneficio de la duda y falta de pruebas que lo incriminaran como el autor material.

Con ello, Funes recuperará su libertad y también se le van a restituir los bienes embargados.

Amilcar Funes estaba acusado de matar al estilista Sergio Montenegro el 3 de junio de 2016. Para la Fiscalía, el hombre agonizó tras una golpiza brutal y murió a consecuencia de asfixia mecánica por presunto ajuste de cuentas por dinero para comprar drogas. "Soy inocente, no he matado a nadie hay prubas que lo demuestran", señaló el exdeportista a Telesol cuando era trasladado al inicio del juicio. "Hay una escucha telefónica en la que me llaman para venderme el teléfono de la persona fallecida. Hay un Dios que es justo. La persona que me vendió el teléfono debe saber quién fue", aseguró.

Además, consultado por estos dos años en el Penal, aseguró que "fueron muy duros, muy difíciles, pero acá estoy". "Estoy de pie, firme. Voy a pelear por la verdad, la justicia es una sola", sentenció.

El caso

Una presunta pelea por dinero para comprar drogas sentenció a muerte al peluquero caucetero Sergio Montenegro, en la madrugada del 3 de junio de 2016. Noqueado con golpes con un cenicero y después, asfixiado, el homicida huyó llevándose un celular de la víctima sin pensar que un rastreo de la actividad del aparato lo dejaría en evidencia. Así fue como el exboxeador y campeón mundial Amilcar Funes se convirtió en el principal sospechoso del homicidio y del hurto del teléfono. Horas después habría entregado el celular a los primos Jonathan Manuel y Esteban Rafael Torres y uno de ellos se lo dio a una novia. Ella lo tenía cuando la Policía aparentemente cerró el círculo.

Amilcar Funes sostuvo desde el principio que no conocía a Sergio Montenegro y nunca estuvo en su peluquería, en Avenida de los Ríos. Siempre en boca de su defensa, argumentó que el día del crimen festejó su cumpleaños, en su casa, desde las 22 hasta las 5 de la mañana, momento que se acostó.

Al festejo habían asistido alrededor de 15 personas que, en su momento, fueron presentadas como testigos. El peritaje del IP y las llamadas del celular afirmaron que el teléfono estuvo en posesión de Funes, quien reconoció ante el magistrado en octubre de 2016 que le llegó a través de Jonathan Torres, después de la fiesta. 

"Funes estuvo en posesión del aparato entre las 10 de la mañana y las 22. Como a las 19 se dio cuenta que podía tener vinculación con Montenegro y fue a la casa del señor Torres y se lo devolvió", señaló su defensora en ese entonces Lorena Lara. La letrada señaló que en indagatoria el joven dijo que no hizo la denuncia por no querer "quedar pegado" al caso, ya que tenía una pelea internacional en poco tiempo más.

Sin embargo, el boxeador vio trunca su carrera con la imputación y traslado al Penal de Chimbas. Allí esperó por el inicio del juicio que hoy terminó a su favor

 

 

Comentarios

Otras Noticias