Judicial

El cura Walter Bustos dirige grupos de oración en el Penal mientras espera resultados de la apelación

El sacerdote fue procesado en diciembre pasado y a la espera por la resolución del auto de procesamiento, dirige reuniones religiosas en el Penal de Chimbas.
sábado, 14 de septiembre de 2019 08:25
sábado, 14 de septiembre de 2019 08:25

El pasado diciembre, el presbítero Walter Bustos fue procesado con prisión preventiva por delitos contra la integridad sexual que pesan en su contra, de tres sobrinos que lo acusaron de haberlos abusado cuando eran niños. 

En este aspecto y a la espera de la resolución de la apelación de auto de procesamiento presentada por su abogado Juan Bautista Bueno, el sacerdote dirige grupos de oración entre los internos acusados de abuso sexual, en el Servicio Penitenciario. 

"Cuando uno está en situación de encierro, la Fe aparece y mientras unos se vuelcan en distintas religiones, otros afianzan sus creencias. Así está Bustos quien tiene una Fe y esperanza admirables por todos. Al ser sacerdote, lo buscan en el penal, dirige grupos de oración y participa de actividades religiosas", contó su abogado defensor Bueno, a Diario La Provincia SJ. 

Padre Walter Bustos en Tribunales. 

La situación de Bustos quedó muy comprometida por su condición de autoridad religiosa. Según consta en el texto del auto de procesamiento emitido por el Tercer Juzgado de Instrucción, se priva al cura "de su libertad por el delito contra la integridad sexual" en perjuicio de los chicos que tienen 15, 21 y 24 años.

"Mi defendido tiene Fe sobre todo esto, además de dirigir grupos de oración, participa de actividades recreativas y deportivas, hace meditación y está en el equipo de básquet", detalló el letrado agregando que "son esas actividades lo que lo sacan de diferentes situaciones que los internos deben soportar cuando están privados de la libertad". 

En el caso de una de las presuntas víctimas, el delito es contra la integridad sexual "doblemente agravado por el daño en la salud y por la calidad de ministro de culto, y corrupción agravada". Por otro lado, en relación a la segunda presunta víctima el delito es "gravemente ultrajante agravado por la calidad de ministro de culto". Por último, en el tercero, es "gravemente ultrajante triplemente agravado por daño de la salud, por haber estado encargado de la guarda y por la calidad de ministro de culto en perjuicio".

"Tenemos confianza en que será sobreseído de la causa, no contemplamos otra opción. Su Fe en Dios lo hace seguir ese camino que así será. Cuando un sacerdote es sobreseído en una causa, debe volver a sus funciones dentro de la institución religiosa a la que pertenece", indicó Bueno. 

En esta etapa, será la Corte la que revise la apelación del procesamiento al sacerdote e indicará si tendrá cabida en el transcurso del proceso. 

 

 

 

Comentarios