Justicia

Crimen del peluquero Sergio Montenegro: a tres años, el boxeador Amilcar Funes va a juicio

El juicio oral y público se desarrollará este mes y el expúgil y campeón afronta cargos por homicidio y robo. Tras varios abogados, llega al proceso con defensa oficial.
domingo, 11 de agosto de 2019 08:01
domingo, 11 de agosto de 2019 08:01

Una presunta pelea por dinero para comprar drogas sentenció a muerte al peluquero caucetero Sergio Montenegro, en la madrugada del 3 de junio de 2016. Noqueado con golpes con un cenicero y después, asfixiado, el homicida huyó llevándose un celular de la víctima sin pensar que un rastreo de la actividad del aparato lo dejaría en evidencia. Así fue como el exboxeador y campeón mundial Amilcar Funes se convirtió en el principal sospechoso del homicidio y del hurto del teléfono. Horas después habría entregado el celular a los primos Jonathan Manuel y Esteban Rafael Torres y uno de ellos se lo dio a una novia. Ella lo tenía cuando la Policía aparentemente cerró el círculo.

A tres años, Funes finalmente va a juicio oral y público y desde el 8 de agosto afronta el proceso frente al juez Maximiliano Blejman y su tribunal en la Sala III de Cámara Penal. En la búsqueda de sostener su inocencia, argumentando que esa noche estaba celebrando su cumpleaños y que solo tomó contacto pasajero con el celular, el expúgil tuvo al menos dos defensores. Ahora, llegó al proceso representado por la defensora oficial Mónica Sefair que recibió el expediente e intentará sostener el argumento, señaló a este diario:"estamos trabajando con los elementos que ya figuran en la causa y en la valoración de la prueba que hizo el juez". En tanto, el fiscal de cámara José Eduardo Mallea solicitó condena por homicidio y hurto simple.

Amilcar Funes sostuvo desde el principio que no conocía a Sergio Montenegro y nunca estuvo en su peluquería, en Avenida de los Ríos. Siempre en boca de su defensa, argumentó que el día del crimen festejó su cumpleaños, en su casa, desde las 22 hasta las 5 de la mañana, momento que se acostó.

Al festejo habían asistido alrededor de 15 personas que, en su momento, fueron presentadas como testigos. El peritaje del IP y las llamadas del celular afirmaron que el teléfono estuvo en posesión de Funes, quien reconoció ante el magistrado en octubre de 2016 que le llegó a través de Jonathan Torres, después de la fiesta. 

"Funes estuvo en posesión del aparato entre las 10 de la mañana y las 22. Como a las 19 se dio cuenta que podía tener vinculación con Montenegro y fue a la casa del señor Torres y se lo devolvió", señaló su defensora en ese entonces Lorena Lara. La letrada señaló que en indagatoria el joven dijo que no hizo la denuncia por no querer "quedar pegado" al caso, ya que tenía una pelea internacional en poco tiempo más.

Sin embargo, el boxeador vio trunca su carrera con la imputación y traslado al Penal de Chimbas. Allí esperó por el inicio del juicio que determinará su responsabilidad o no en el caso que conmocionó a la provincia. Se espera que este mes se dicte sentencia.

Comentarios