Investigación

Educación aseguró que los empleados denunciados seguirán trabajando hasta que la justicia lo determine

Si bien la mujer se encuentra apartada de su cargo en el área de liquidación de sueldos, continúa trabajando en otro sector con goce de haberes. La misma situación vive el hombre que fue denunciado en segundo término.
sábado, 27 de julio de 2019 08:53
sábado, 27 de julio de 2019 08:53

Una gran investigación se desarrolla actualmente después de que la Secretaria Financiera del Ministerio de Educación, Alicia Vargas radicara la denuncia contra una empleada del área de liquidación de sueldos por presunto desvío de fondos del Estado. 

Desde un primer momento se supo que antes de que se radicara la denuncia, la mujer fue apartada de su puesto y trasladada a otro sector del Ministerio. Sin embargo ella y el segundo empleado denunciado la semana pasada no fueron exonerados de sus puestos. 

"Se realizó la auditoría correspondiente junto con la Contaduría General y en conjunto con jefes de liquidadores de sueldos que se encargaron de revisar muchos movimientos, más allá de lo que venía de la auditoría. En este caso si bien la mujer fue apartada de su cargo no podemos exonerarla hasta que la justicia no determine que realmente es culpable de comer el hecho. No podemos dejarla sin goce de haberes sin el dictamen correspondiente fundado", explicó la secretaria Alicia Vargas a Diario La Provincia SJ. 

Y agregó que "la señora denunciada hace varios años que pertenece al personal del área, no se trata de un empleado contratado sino de personal de planta. Permanentemente estamos revisando los movimientos de diferentes sectores y notamos que estos movimientos irregulares los hizo durante tres meses", aclaró sin detallar la cifra total del desvío, sin embargo se supo que cada vez que lo hacía, sumaba un nuevo porcentaje. 

Así también, a la mujer se le sacó la clave para poseía para acceder al sistema de sueldos y fue llevada a la isla de de atención al público, de la planta baja del Centro Cívico. "Son 52.000 liquidaciones que se distribuyen, es una cantidad muy grande, sin embargo tenemos a liquidadores comprometidos y excelentes empleados que lamentablemente se ven manchados por el accionar de personas así". 

El movimiento salió a la luz a partir de una liquidación ficticia, donde la mujer denunciada colocó el CUIL de alguien que no corresponde a los docentes y personal de Educación, y la cuenta final fue asociada al pago de un CBU que pertenecía a una personal de la mujer. 

"En el segundo denunciado la cifra desviada fue de sólo $11.000 ya que a la transacción la hizo un mes. La primera mujer que denuncié si realizó desvío por una alta cifra", finalizó. 

 

 

Comentarios

Otras Noticias