Indignación

Robaron por segunda vez en el predio donde quieren construir un refugio para callejeritos

Campito San Roque volvió a ser blanco de los delincuentes. Cuando intentaban hacer nuevamente el cierre perimetral, les llevaron los materiales.
martes, 21 de mayo de 2019 17:12
martes, 21 de mayo de 2019 17:12

Los integrantes de la Asociación Civil Campito San Roque están indignados. Cuando habían logrado reunir palos para volver a hacer el cierre perimetral del predio en el que quieren levantar un refugio para perros callejeros, que serán entrenados como animales de compañía para chicos con discapacidad, los delincuentes los dejaron por segunda vez sin nada. Es que en octubre del año pasado desarmaron un cierre perimetral y aún no tienen novedades de ello.

"Lamentablemente tenemos que dar esta noticia otra vez. No les bastó con robarnos el cierre perimetral, ripio y otras cosas; que alguien nos explique, ¿qué mal hacemos para que nos hagan esto? No nos explicamos la saña para con esta institución. No recibimos apoyo de ningún gobierno; hacemos lo que podemos a pulmón y nos vuelven a robar. No tienen idea el daño que ya causaron. No tenemos palabras, solo bronca e impotencia. Esto duele y mucho porque a los chicos que se ampollaron la espalda laburando lo hicieron con todo el amor del mundo; pusieron garras a un proyecto que algún mal intencionado destruyó en minutos", señalaron desde la asociación.

Esta vez, los delincuentes, además de palos se llevaron otros materiales y se radicó la denuncia policial. "Nos dicen que pongamos sereno pero eso no puede ser posible cuando asistimos a perros callejeros que tienen que ser atendidos por veterinarios", señaló Silvina Rey, referente de la Asociación.

El proyecto

Los voluntarios llevarán los animales al refugio, donde dos adiestradores (uno de ellos, integrante de la división Canes de la Policía de San Juan) aplicarán sus técnicas con callejeritos sanos y también con amputados u con otro tipo de discapacidad. "Recibiremos a los animales mestizos que son abandonados y se les dará atención veterinaria y tránsito. A la vez, los interesados en tener un perro adiestrado deberán ser parte del proceso de entrenamiento porque en estos casos es el animal el que elige con quién estar; a quién ayudar. Será un mecanismo muy cuidado porque necesitamos garantías de que la adaptación será exitosa", señaló Silvina.

La iniciativa cuenta con la colaboración y el compromiso de los 30 voluntarios del Campito San Roque, un abogado, un contador, un veterinario y hasta un médico que actuará en caso que haya alguna contingencia en el adiestramiento. Además de caniles e instalaciones para hacer un trabajo integral, también se espera sumar un quirófano para esterilizar. "Con el emplazamiento de un container o un módulo habitacional, podemos tener un lugar para castrar a los animales, otro requisito para recibirlo y trabajar con ellos. Además, vecinos de la zona podrán llevar a sus mascotas", destacó Silvina.

 

Comentarios