Historias

Caso Antonio Tapia: a dos años del brutal crimen del abuelo sanjuanino, aún no se sabe quién fue

El anciano temía que volvieran a entrar en su casa en busca de sus ahorros y por eso se los dio a una hija. Lo mataron brutalmente y para la familia, la investigación no avanza.
domingo, 03 de noviembre de 2019 10:37
domingo, 03 de noviembre de 2019 10:37

El 5 de mayo de 2017 apagaron la vida de Antonio Tapia de un golpe brutal en la cabeza; no pudo defenderse de lo que ya venía temiendo. Es que en abril de ese año, el hombre de 65 años ya había sido víctima de un robo en la casa de la finca en la que vivía en calle Mendoza, entre 14 y 15, en el departamento Pocito.

Tal es así que tomó precauciones y a una hija le había entregado casi $130.000 que tenía ahorrados y guardaba en su casa. También había compartido con sus vecinos el temor de ser blanco de los delincuentes otra vez. Y así fue.

En la noche fue masacrado a golpes en la cabeza mientras estaba en su cama descansando. Habían forzado una de las puertas para ingresar, aparentemente sin hacer mucho ruido. Antonio vivía sólo, no tenía vecinos muy cerca y nadie habría escuchado nada. La casa fue revuelta en todos sus rincones. 

El o los responsables tomaron dinero de su jubilación, una batería de su moto, ropa y algunas herramientas antes de escapar Se presume que buscaban el dinero que tenía ahorrado y ya no estaba allí. Se fueron con lo que encontraron.

A la mañana siguiente, uno de sus hijos se encontró con lo peor: el gran miedo de Antonio se había concretado. Primero, trascendió que lo habían matado de un balazo en la cabeza pero la autopsia revelaría mayor violencia aún.

En la búsqueda de pistas, la huella de una zapatilla comprometió a un joven vecino; después se hallaron en su casa algunas herramientas del fallecido. Fue detenido y procesado con prisión preventiva por el juez Martín Heredia Zaldo, del Cuarto Juzgado de Instrucción. 

Llegó a juicio acusado del delito de "homicidio agravado por criminis causa", es decir que había matado para ocultar otro delito, en ese caso el robo. Finalmente, el 2 de noviembre de 2018, J.A. fue absuelto por el juez Ernesto Kerman, de la Sala II de la Cámara Penal. En ese punto del proceso, la fiscal Leticia Ferrón de Rago no había podido probar que había matado a Antonio y se plegó al pedido de la defensa del joven.

Para la familia del abuelo todo volvió a cero. A un año de la resolución del juicio a quien fue el único sospechoso piden justicia. María Tapia, una de las hijas, pidió que la investigación se reactive ya que no tuvieron más novedades. 

"Mi papá no tenía problemas con nadie pero sospechaba que alguien pasó el dato que tenía mucha plata guardada. Queremos que se encuentre a los responsables de la muerte de mi papá para que descanse en paz. Que caigan los que tienen que caer; necesitamos justicia. Nunca entendimos el fallo del juez y necesitamos que nos den respuestas", destacó conmovida.

A dos años y medio del brutal hecho, aún no hay nuevos detenidos.

Comentarios

Otras Noticias