Judicial

Crimen de Montenegro: la familia presentó el pedido de apelación a la sentencia de Amilcar Funes

La familia quiere que se revierta la condición judicial del boxeador, el cual quedó libre por el beneficio de la duda.
jueves, 10 de octubre de 2019 00:00
jueves, 10 de octubre de 2019 00:00

Con una bandera gigante pidiendo justicia. Así llegó este miércoles hasta Tribunales, la familia de Sergio Montenegro, el estilista que en el 2016 fue asesinado en Caucete. Sus padres y hermanas llevaron hasta el edificio de justicia un pedido de apelación a la sentencia de absolución del único sospechoso por su muerte: Amilcar Funes.

La familia quiere que se revierta la condición judicial del boxeador, el cual quedó libre por el beneficio de la duda y las faltas de pruebas que lo incriminaran como el autor material. Funes volvió a Caucete y ese hecho le genera gran dolor y bronca a la familia de Montenegro.

“Teníamos la esperanza que el juez Blejman, que aceptó el lunes (antes de dar el veredicto), la perpetua y dejó en libertad a ese hombre, aceptara la apelación que hicimos y que Funes vuelva a la cárcel porque no hay más asesinos que él”, expresó a Diario La Provincia SJ, Noelia, hermana de Sergio Montenegro, destacando que “están todas las pruebas", y que "él ya había aceptado la perpetua”. 

Si bien, el juez tiene diez días hábiles para notificar si acepta o no el pedido, la familia permaneció toda la mañana de este miércoles esperando una respuesta. Quieren que el magistrado actúe conforme a su pedido y que Funes vuelva tras las rejas.

“Esperamos tener una buena noticia. Que el juez esta vez se ponga la mano en el corazón y no la mano en el bolsillo. Que haga cumplir la ley, porque hasta él mismo tiene la duda de que sea inocente”, finalizó Noelia.

El caso

Una presunta pelea por dinero para comprar drogas sentenció a muerte al peluquero caucetero Sergio Montenegro, en la madrugada del 3 de junio de 2016. Noqueado con golpes con un cenicero y después, asfixiado, el homicida huyó llevándose un celular de la víctima sin pensar que un rastreo de la actividad del aparato lo dejaría en evidencia. Así fue como el exboxeador y campeón mundial Amilcar Funes se convirtió en el principal sospechoso del homicidio y del hurto del teléfono. Horas después habría entregado el celular a los primos Jonathan Manuel y Esteban Rafael Torres y uno de ellos se lo dio a una novia. Ella lo tenía cuando la Policía aparentemente cerró el círculo.

Amilcar Funes sostuvo desde el principio que no conocía a Sergio Montenegro y nunca estuvo en su peluquería, en Avenida de los Ríos. Siempre en boca de su defensa, argumentó que el día del crimen festejó su cumpleaños, en su casa, desde las 22 hasta las 5 de la mañana, momento que se acostó.

Al festejo habían asistido alrededor de 15 personas que, en su momento, fueron presentadas como testigos. El peritaje del IP y las llamadas del celular afirmaron que el teléfono estuvo en posesión de Funes, quien reconoció ante el magistrado en octubre de 2016 que le llegó a través de Jonathan Torres, después de la fiesta. 

"Funes estuvo en posesión del aparato entre las 10 de la mañana y las 22. Como a las 19 se dio cuenta que podía tener vinculación con Montenegro y fue a la casa del señor Torres y se lo devolvió", señaló su defensora en ese entonces Lorena Lara. La letrada señaló que en indagatoria el joven dijo que no hizo la denuncia por no querer "quedar pegado" al caso, ya que tenía una pelea internacional en poco tiempo más.

Sin embargo, el boxeador vio trunca su carrera con la imputación y traslado al Penal de Chimbas, donde permaneció hasta el final del juicio. El 25 de septiembre fue absuelto y recuperó la libertad.

Comentarios