Poder Judicial

Se realizó el primer juicio con interprete de seña en Flagrancia

Un joven de 18 años terminó con una suspensión de juicio (probation) por dos años y deberá realizar trabajos comunitarios.

Por primera vez en Flagrancia celebraron una audiencia con la presencia de una intérprete de señas porque el imputado tiene discapacidad auditiva. Fue juzgado por el delito de robo simple en grado de tentativa.

En la audiencia de presentación el juez solicitó un estudio psicológico en el cual se determinó su discapacidad y se pasó a cuarto intermedio. Desde la Oficina de Gestión de Audiencia (OGA) se encargaron de buscar un intérprete para la celebración de la audiencia. Para ello recurrieron al Instituto de Lengua de Señas Argentina (ISLA) y la intérprete Romina Pereyra fue la encargada de hacer la traducción del desarrollo de la audiencia para el imputado que es hipoacúsico. Asimismo, medió entre el imputado y la operadora cuando le hizo el interrogatorio previsto en las audiencias de Flagrancia. 

El hecho ocurrió el 27 de junio en la calle Gertrudis Funes, en Capital, cuando dos personas entraron a una vivienda al romper la reja de una ventana con un barrote. Vecinas llamaron al 911 y personal policial llegó hasta la vivienda y aprehendieron a uno de los jóvenes y el otro huyó.

El fiscal Ignacio Achem y el defensor oficial Lisandro Zapata acordaron la suspensión de juicio a prueba por el termino de dos años para Riveros. El juez Carlos Lima homologó el acuerdo y Nicolás Riveros deberá realizar trabajos comunitarias en la Municipalidad de la Capital durante 3 meses, una vez por semana, por 3 horas. Además, el juez resolvió otras reglas de conducta como la prohibición de acercamiento a 100 metros del lugar del hecho durante 3 meses y pagar 300 pesos a favor de la víctima como reparación simbólica.

Comentarios