Testimonio

Madrastra de la chica mutilada: "nunca nos imaginamos que podía ser ella"

Norma Allende crió desde chiquita a Yamila Pérez (27) después de que sus padres biológicos la abandonaran. 'La van a pagar. Así sea mañana o pasado, se que Dios me va a ayudar y se que ellos van a caer', señaló.

Sabía que una joven había sido aberrantemente asesinada, que le habían cortado los brazos y despellejado pero nunca imaginó que esa chica que conmocionaba a todo San Juan era ni más ni menos que su hijastra. Norma Allende crió desde chiquita a Yamila Pérez (27) después de que sus padres biológicos la abandonaran. Y con ella vivía pero cada tanto se ausentaba unos días por lo que en esta oportunidad no levantó sospechas hasta que la policía fue a golpear su puerta este martes en la mañana

"Esta mañana me vinieron a buscar desde la policía y la reconocí por el tatuaje en la piel, la zapatilla y porque hacía cuatro días que no venía a mi casa ni iba a ver la bebé al hospital que estaba internada con su tía. Nunca me podía imaginar que le podía pasar esto", señaló en Telesol, Norma quien junto a Ramón Baginay criaron a Yamila.

Yamila nunca tuvo su madre biológica al lado. La mujer la abandonó para formar una nueva familia en San Luis desde donde perdió todo contacto con ella. Por su parte, el papá biológico también estuvo ausente en su vida y sería un delincuente apodado “El Cadena”. 

La joven vivía en el barrio Cabot en Concepción, en una vivienda de calle Tucumán y Piedra Buena. Allí vivía con algunas de sus hermanastras y sus padres adoptivos. Tenía dos hijas de 9 y 7 años de edad, además de una bebé que nació en mayo pasado y que ahora estaba internada en el Hospital de Niños con su tía. 

"Nunca nos imaginamos que podía ser ella. Ella era así, se iba y volvía a los dos o tres días. Ella volvía y estaba con nosotros... la bebé está con la tía de Yamila, ella la tiene y está bien cuidada. La está cuidando hasta que le den el alta", agregó Norma.

Si bien se pensaba que la joven había sido asesinada el viernes en la noche o sábado en la madrugada, Yamila fue vista con vida por última vez el sábado en la noche, en el mismo barrio. Luego su paradero fue incierto y, de acuerdo a lo que ya es de público conocimiento, fue encontrado el cuerpo el domingo en el atardecer en El Mogote, Chimbas.

El cuerpo apareció mutilado, sin sus brazos precisamente porque en uno de estos tenía un gran tatuaje. El asesino además le sacó el pellejo de la cara  incluso parte del cuero cabelludo. Se cree que el aberrante crimen lo concretaron en otro lugar y allí directamente depositaron el cuerpo. 

"Yamila nunca fue mala con nadie", aseguró la madrastra quien finalmente confió en Dios y en la justicia de que se encontrará al criminal: "la van a pagar. Así sea mañana o pasado, se que Dios me va a ayudar y se que ellos van a caer".

Galería de fotos
Comentarios