Declaración

"Mi madre no se merecía esta muerte", indicó el hijo de la mujer asesinada en Rawson

Con carteles y el dolor de una partida que no puede procesarse, el hijo de la mujer asesinada en Villa Hipódromo pidió justicia en la plaza 25 de Mayo.
lunes, 17 de diciembre de 2018 11:24
lunes, 17 de diciembre de 2018 11:24

Dolor e indignación forman parte del sentimiento que aborda por estos días a Javier Barraza, el hijo de Nelly Elizondo que este lunes llegó hasta la plaza 25 de Mayo para pedir justicia junto a familiares y amigos. Con carteles y el dolor de una partida que no puede procesarse, el hombre destacó que su madre "no merecía esta muerte".

"El reclamo es para pedir justicia por mi madre, ella no se merecía esta muerte. Tenía toda una vida por delante. Ella era hermosa, no se merecía esto", repitió una y otra vez el hombre en radio Sarmiento. Luego destacó que nadie se imaginó que Hipólito Orellana (55 años), el único detenido por el crimen, "pudiera hacer esto".

"Nunca imaginamos que él podía ser capaz de matarla", señaló Javier y luego agregó: "él fue una persona amable... lo conocíamos hacía más de 4 meses, él trabajaba en la casa de mi madre. Él se hizo como de la familia".

El hecho
Un brutal crimen se dio el miércoles 28 de noviembre en la noche en una casa de la Villa Hipódromo en Rawson. Una mujer fue encontrada muerta, con golpes en su cuerpo y una herida cortopunzante en el cuello. El asesinato se dio a metros de calle Necochea y la víctima vivía sola en la vivienda. El hijo fue quien la encontró muerta, alrededor de las 22 horas, cuando fue a visitarla como hacía todos los días a la salida del trabajo.

Rapidamente dio aviso a la policía y se armó un operativo que incluyó varios allanamientos para dar con el autor del crimen. Gracias a los datos aportados por los vecinos, se pudo detectar que fue un albañil el último que estuvo en esa vivienda y que había salido de la casa en bicicleta alrededor de las 19 horas. Al hombre lo detuvieron en su casa horas después y en sede policial confesó el crimen. "Ella me lastimó primero a mi... yo me defendí de la agresión", dijo Orellano en la Central de Policía.

Intervino personal de la Brigada de Investigaciones Sur y la causa quedó en manos del juez Guillermo Adárvez.

Comentarios