Motor de los allanamientos

Operativo Sasha: mercadería de contrabando y talleres clandestinos, las hipótesis de la justicia

Los inspectores incautaron una gran cantidad de mercadería con irregularidades impositivas y aduaneras por aproximadamente $ 13 mil millones.
viernes, 16 de noviembre de 2018 09:07
viernes, 16 de noviembre de 2018 09:07

Esta semana, casi una decena de locales de venta de indumentaria fueron allanados por personal de la Administración Federal de Ingresos Públicos, AFIP, en San Juan y de manera extendida a otras cuatro provincias de la Argentina: Mendoza, La rioja,Córdoba y San Luis, donde también se allanaron 43 viviendas. En la ocasión 250 empleados de la AFIP allanaron 36 locales extendidos en todo el país y como consecuencia se detuvieron a quienes estaban al frente de dicha cadena.

Los locales allanados en San Juan se ubicaban en Capital, Pocito, Caucete y Rawson bajo el nombre Sasha Indumentaria y el trabajo judicial fue producto de la orden del Juzgado Federal N° 2 de San Juan, a cargo del doctor Leopoldo Rago Gallo, secretaría penal N° 5, a cargo de la doctora María Florencia Gutiérrez. Producto del avance de la justicia se detuvo a cinco personas con colaboración de la Policía Federal.

Según indicaron en diario La Voz, los inspectores incautaron una gran cantidad de mercadería con irregularidades impositivas y aduaneras por aproximadamente $ 13 mil millones. Además, se hallaron pesos y dólares por el valor de $ 1.000.000 y dos vehículos. En tanto, fueron clausurados 20 locales por la no emisión de comprobantes de ventas, falta de POS y empleados sin registrar. Las ventas sin declarar eran anotadas en una gran cantidad de cuadernos que fueron encontrados en los comercios.

Luego de una exhaustiva investigación, se descubrió una organización delictiva que perjudicaba al fisco a través de la constitución sociedades conformadas por personas insolventes y prestanombres. 

Sobre la banda
La banda estaba conformada casi en su totalidad por ciudadanos bolivianos que comercializaban tanto mercadería ingresada de contrabando como productos fabricados en talleres clandestinos. 

Las sociedades constituidas para la comercialización de estos productos fueron conformadas con personas insolventes y/o prestanombres con poco capital y escasa bancarización de sus operaciones. No tenían registrados pagos de tributos y contaban con mínimos aportes en materia de seguridad social.

Comentarios