Testimonio

"Sentí que mi bebé lloraba entre las llamas", dijo la mamá de la nena que se salvó en el incendio de Ullum

Graciela Matamoros sufrió el incendio de su casa en la madrugada del sábado, después de que volvieron del cumpleaños de un sobrino. Había prendido una vela para hacer la leche a su bebé. Energía San Juan les había cortado la luz por falta de pago.
lunes, 01 de octubre de 2018 19:54
lunes, 01 de octubre de 2018 19:54

El testimonio es desgarrador. Una bebé de apenas 2 meses de edad quedó envuelta entre las llamas dentro de una habitación y de milagro no murió. Un vecino logró ingresar y con una campera la abrazó fuertemente y la logró sacar de adentro rezando para que el fuego no acabara con la vida de nadie. El hecho ocurrió en el barrio 25 de Mayo en Ullum, el pasado sábado en la madrugada. Una vela cayó sobre el respaldar de una cama y el fuego tomó un cubrecama. Hoy la familia necesita la ayuda de todos para salir adelante.

"La semana pasada me cortaron la luz por no poder pagar la boleta. Soy madre soltera, vivo con mis 3 hijas y el sábado en la madrugada, alrededor de las 3 de la mañana, acosté a mi bebé, puse una vela sobre la mesa, le preparé la leche, se la dí y me acosté. Mi hija mayor se puso a jugar y luego se fue a acostar. Sin querer puso la vela en el respaldar de la cama, se fue a acostar y cuando estaba entredormida se quiso tapar con una frazada, golpeó la vela sobre el respaldar y cayó", contó a Diario La Provincia, la mamá de las niñas, Graciela Matamoros.

La mujer narró que de milagro todo no terminó en incendio porque ella empezó a sentir calor y eso la despertó. "Cuando abrí los ojos tenía casi la mitad de las cosas prendidas con fuego", recordó con congoja. Luego agregó: "saqué rápido a la nena de 11 y a la de 4 años pero cuando quise sacar a la bebé de 2 meses, las llamas no me dejaron. Sentía que mi bebé lloraba entre las llamas pero no podía entrar".

En ese momento apareció lo que para ella es un ángel: su vecino que sin dudarlo arriesgó su vida para rescatar a la bebé. "Vino un vecino, que creo que se llama Mauro Domínguez, que se puso la campera en la cabeza entró, no la pensó, buscó a mi bebé y la sacó", relató sobre ese dramático momento. Tras el rescate, la bebé fue trasladada al Servicio del Quemado del hospital Marcial Quiroga donde permanece con atención médica.

Graciela permanece junto a la cama de su bebé en el Hospital. La pequeña tiene quemaduras en la cara, en la oreja, en la manito ampollas. Lo bueno que le dijeron los médicos es que las quemaduras no son profundas sino que superficiales. 

Las otras dos hijas de Graciela se encuentran al cuidado de sus hermanas Carina, Valeria y María. Ahora están a la espera de que bomberos vuelvan al lugar (deben dejar pasar tres días) para saber si está habitable o no la estructura. 

"Ahora no tengo donde ir. Hablé con el director de Acción Social de Ullum que me dijo que no me hiciera problema que iban a conseguir alquiler o vivienda prestada. Pero necesito ayuda con ropa, calzado, camas, colchones para mis niñas y para mi. Con todo lo que puedan porque nos quedamos con lo puesto", finalizó.

Desde el ministerio de Desarrollo Humano indicaron que está garantizada la ayuda con camas, colchones y otras cosas pero se necesita que la mujer tenga un lugar físico para vivir porque no pueden llevar las donaciones al lugar donde vivían porque quedó, por ahora, inhabitable, sin techo ni puertas ni ventanas.

Cualquier ayuda que pueda brindar la sociedad se facilitó el teléfono de Graciela 264-4757793.

Galería de fotos

Comentarios