Chimbas

Estaban construyendo de a poco, le robaron todos los elementos y se quedaron sin un techo

Sucedió en el lote 43 en Chimbas. Cuando salió a buscar a sus niños a la escuela se encontró que alguien le había robado no solo los palos que tenían sino también las bolsas de portland y algunos ladrillos que había comprado.
viernes, 11 de agosto de 2017 00:00
viernes, 11 de agosto de 2017 00:00

Con todo el sacrificio del mundo fue comprando bolsas de porland, palos y algunos elementos para construir. Las herramientas se las pidió a amigos y familiares. Mientras tanto, vivían en la casa que estaba levantada hasta la mitad, solo con paredes pero sin puertas ni ventanas ni techo. Para no pasar frío, esos espacios los cubrían con algunos palos y naylon hasta que alguien aprovechó que habían salido para robarles todo. 

Liliana Gaitán vive en el barrio René Favaloro, en el lote 43 de Chimba, y este miércoles cuando salió a buscar a sus niños a la escuela se encontró que alguien le había robado no solo los palos que tenían sino también las bolsas de portland y algunos ladrillos que había comprado. Además se llevaron otras herramientas para la construcción que tenía en un espacio reservado y quele habían prestado para ir construyendo la casa cada vez que tenían tiempo.

"Hace tres meses estoy viviendo acá y no tengo techo, ni ventana ni puertas. Este terreno es mio y solo he levantado las paredes. Con lo poco que cobro voy comprando material pero me robaron todo, hasta los palos. Fui a traer los niños de la escuela y cuando vine ya no tenía nada. Cuando me robaron las herramientas aprovecharon que no estaba para sacar también los palos del techo. Ahora lo cubro con naylon pero con el viento de anoche se rompió", contó Liliana a Diario La Provincia quien destacó que parte de las cosas la tenía en una vecina y si bien radicó la denuncia en la Comisaría Cipolleti, no tuvo respusta positiva.

En la casa, semiconstruida, viven ella con sus seis hijos cuyas edades van de 2 años a 13 años de edad. Los niños no tienen cama y los mayores duermen en una de dos plazas mientras ella con su bebé descansan en un colchon que tienen en el piso. En este contexto, Liliana pidió a la sociedad que la ayude con calzado para sus hijos, cama, colchones y frazadas para pasar lo que queda del invierno.  

"Siento impotencia, dolor, de todo. Y bronca porque me dejaron sin nada", finalizó con la voz quebrada.

 

Galería de fotos

Comentarios