Exjefe de Drogas Ilegales

Avellá: "Lo que cada persona haga con su vida del portón hacia afuera es problema de cada uno, no soy adivino"

El funcionario que estaba a cargo de Drogas Ilegales ahora está al frente del comando radioeléctrico. 'En todas las reuniones les inculqué a mis brigadistas que lo importante es ser honesto', aseguró el hombre.
sábado, 30 de abril de 2016 00:00
sábado, 30 de abril de 2016 00:00
Carlos Avellá estuvo al mando de Drogas Ilegales desde el 2014 y hasta este viernes, cuando fue trasladado luego de que su subjefe quedara involucrado en la causa de los narcopolicías. A minutos de entregar su puesto y convencido del buen trabajo realizado, recibió a Diario La Provincia en el que fuera hasta ayer su despacho.
 
"El trabajo que se viene haciendo en el departamento de drogas desde mi punto de vista es muy bueno. Se ha mejorado mucho en el último tiempo. Creo que la "conducta" de una, dos o tres que estén implicadas en esta causa, no hace que los demás sean de la misma forma. Llegué a la división en el 2014 y cuatriplicamos la cantidad de procedimientos que se habían realizado el año anterior. Debo reconocer que el personal que trabaja es bueno", comenzó explicando Avellá.
 
Se trata de un funcionario con una larga trayectoria. Es Licenciado en Seguridad, hizo cursos en la DNA de Estados Unidos, y tuvo varios destinos, desde ser custodia de gobernadores hasta estar en la unidad judicial, y en comisarías muy conflictivas. "Si hay algo que mi padre fallecido me enseñó es a ser honesto. Soy una persona muy católica y que trabajo para la Iglesia. Mi honestidad es intachable, por eso estoy hablando con usted, sino seguramente estaría detenido. Ser jefe de un departamento de drogas no es fácil. En mi trayectoria acá se consiguieron movilidades, muchos elementos de electrónica y herramientas. También logramos conseguir que los canes antinarcóticos pasaran a depender de drogas ilegales. Hoy por hoy son perros totalmente preparados. Soy un oficial que vengo de ser sumariante, de trabajar con la justicia ordinaria, mi conducta siempre fue intachable y respeto mucho al poder judicial", continuó. 
  
El vínculo de su subjefe con la causa narco 
En las últimas horas la división sufrió un duro golpe tras ser detenido su subjefe, el principal Rolando Narváez, quien no solo quedó vinculado al tráfico de droga sino también estaría relacionado con los desarmaderos de autos ilegales y hasta las casas de juegos de azar no permitidas. "Aquí gendarmería hizo un allanamiento en la oficina de una de las personas detenidas de la cual no puedo decir nada. Gendarmería lo único que secuestró fueron papeles varios, un par de libros de la dependencia, notbooks, pendrive y cosas de esas. Hizo una requisa minuciosa y no se encontró nada de sustancias o dinero en cantidad. Esa oficina pertenecía a mi segundo y estaba bajo llave. Yo no accedo a una oficina bajo llave para respetar su privacidad", aseguró el ex jefe.
 
"Lo que cada persona haga con su vida del portón hacia afuera es problema de cada uno, no soy adivino. El 80 o 90% acá es el trabajo en brigada. En todas las reuniones les inculqué a mis brigadistas que lo importante es ser honesto.  No hay que meter a todos en la misma bolsa. Todo el personal que se encuentra trabajando en este momento, para mí es excelente, tienen un muy buen concepto laboral de parte mía", sentenció. 
 
El traslado
A partir de este mismo día, Avellá está al mando de otra importante división. "Actualmente soy el jefe del comando radioeléctrico, una dependencia con mucho más personal, y más funciones. Es una dependencia que tiene su importancia en cuanto a los patrullajes y demás, así que agradezco a la jefatura la confianza que me dan".

"Quiero dar gracias al señor gobernador, al ministro, al secretario, al jefe y al subjefe que en todo momento apoyaron mi gestión y hablaron bien de mi persona. Esto del cambio de jefatura es algo normal, sabía que iba a pasar, tengo muchos años en esto y pasa siempre cuando hay un conflicto adentro de una dependencia y no porque el jefe sea el culpable. Está bien y es lógico que me trasladen, y gracias a Dios he sido trasladado a un lugar muy importante. Si hubiese estado mal conceptuado podrían haber tomado otro tipo de medidas, y por el contrario me mandan a una dependencia muy movida". 

Los siguientes
Ahora, al mando de la división quedaron el comisario Rubén Tapia, y el subcomisario Pedro Amarfil, y sobre ellos también se refirió Avellá. "Los dos que vienen son excelentes funcionarios. Tapia es una camada posterior a la mía, lo he tenido como cadete subalterno en la escuela, y el subcomisario Amarfil ha trabajado conmigo en la 28°. No puedo decir nada malo, sino por el contrario, que son excelentes y tienen todo mi apoyo".  
 
"A esto hay que ponerle muchas pilas, he vivido más acá que en mi propia casa. He dejado a mi familia por esto, porque he invertido muchísimas horas. En estos dos años se lograron muchísimas cosas", finalizó. 



Comentarios