Juicio

Desgarrador testimonio de los papás de Alejandra Ríos: "vivimos al borde de la locura; lo de Camila nos destruyó"

Marina Bertaggia y Hugo Ríos defendieron a su hija y dijeron que 'volvió a ser ella misma' al separarse de Pedro Oris y que 'está arrepentida' por el dolor causado.
miércoles, 20 de abril de 2016 14:07
miércoles, 20 de abril de 2016 14:07
Entre lágrimas y conmovidos, los papás de Alejandra Ríos defendieron a su hija argumentando que Pedro Oris la alejó de ellos y pidieron que no se exponga tanto a su nieta Camila, quien sobrevivió a una golpiza que le habría dado su madre y su padrastro.
 
"Alejandra nunca tuvo una agresión con sus hermanas, amigas ni nadie. Dicen que es mala porque no la defendió (a Camila) de las agresiones de esa persona (Oris). Opino como madre que conoce a Alejandra como hija. Camila además pregunta por Alejandra y si la puede ver. Cuando fui a visitarla una vez a la Brigada me preguntó si podía ir y le expliqué que no, porque el juez tenía que autorizarla", expresó Marina Bertaggia, después de hablar ante el Tribunal.

"Recuerdo que Camila salió de la terapia como un juguete de trapo, había que levantarla porque no se podía mover. Ellos (por el Tribunal) pueden juzgar lo que quieran porque nosotros sufrimos por todo lo que pasó. Somos los abuelos del milagro de Camila y nuestra hija sufrió el maltrato de la prensa que agregó cosas que no eran", agregó.
 
 


"Alejandra está en tratamiento y está mejor y en Semana Santa la visitó Monseñor Delgado. Cambió y volvió a ser nuestra hija y está arrepentida de habernos hecho sufrir y de lo que sufrimos. No quiere que pasemos las requisas en la cárcel. Es muy duro todo esto", dijo visiblemente quebrada por la emoción.

"Analizaron que Alejandra era sumisa y dependiente. El terror la hacía vivir en la sumisión. Hay otra persona en este caso, el padre (Javier Brusotti), que podría haber actuado de oficio y dar parte a la autoridad judicial cuando se enteraba de los golpes", expresó Hugo Raúl Ríos.

"Estuvimos al borde de la locura con nuestros cuatro hijos y lo de Camila nos destruyó. Estoy seguro que mi hija es inocente. También les pido por favor que cuiden a Camila: gracias a Dios que Brochero nos escuchó y esa niña está viva. Con ella iniciamos la causa en el arzobispado de Cruz del Eje y Brochero va a ser santo gracias al dolor y la tristeza nuestra" sentenció.

Comentarios