Trinidad

Hermana de la penitenciaria asesinada: "ella lo quería dejar pero él le decía que iba a matar a la bebé"

Mayra, hermana de la mujer muerta, salió a pedir justicia y que trasladen de inmediato al penal a quien sería el autor del crimen. Antes contó el infierno que vivió su hermana con él y que recibía constantes amenazas si ella quería dejarlo.
miércoles, 02 de marzo de 2016 11:45
miércoles, 02 de marzo de 2016 11:45

El pasado viernes, un crimen conmocionó a los sanjuaninos en Trinidad. Una mujer fue brutalmente asesinada por su pareja con quien convivía hace siete años y tenían una bebé de un año y siete meses. Tras el hecho, él dejó a la mujer encerrada en el departamento en el que vivían mientras se desangraba y se fue a Valle Fértil. Allí dos días después confesó lo sucedido a un cura y luego se entregó ante la policía. 

La mujer fue identificada como Graciela Ramona Mallea de 37 años de edad y era agente penitenciaria en actividad. Su hermana, Mayra salió a pedir justicia y que lo trasladen de inmediato al penal a quien sería el autor del crimen. Antes contó el infierno que vivió su hermana con él y que recibía constantes amenazas si ella quería dejarlo.

"Eran mensajes horribles que él le mandaba. Mi hermana lo quería dejar y él le decía que si lo hacía le mataba la bebé y se mataba él. Ella venía por pocos días acá porque por su trabajo no tenía tiempo. Los días que venía él la llamaba constantemente y a veces ella quería apagar el teléfono para que no la molestara pero no podía", explicó en Radio Sarmiento.

Mayra contaba que su hermana muchas veces llegaba con moretones o golpeadas y al momento de justificar su estado, decía que era porque "se caía en el trabajo o del colectivo". Al final la familia dudaba de estas versiones y luego consiguieron que se presentara en la Central de Policía para radicar una denuncia por violencia de género. Así fue como ella un día habría ido hasta este lugar pero no le habrían tomado la denuncia. 

"Dijeron que ellos no podían tomar la denuncia porque le pertenecía a la comisaría de su zona, que es la de Trinidad, a la Tercera. Luego ella se arrepentía de ir hasta allí y no hacía la denuncia", explicó.

La hermana de Graciela contó que siempre la voz de su hermana era "triste y cansada" pero la última vez que hablaron por teléfono con ella, que fue el mismo día que habría sido el asesinato, su tono era distinto. "El martes 23 de febrero, a mi me sorprendió y a mis hermanos porque estaba re contenta porque iba a bautizar a su bebé el sábado", expresó.

Mayra contó que hace unos días la familia volvió a ingresar al departamento donde fue encontrada Graciela asesinada y fue "un horror entrar ahí". En esta oportunidad hablaron con los vecinos que le contaron lo que escucharon el día del crimen.
 
"Para nosotros el mismo día que ella nos llamó, él la mató según lo que nos dijeron los vecinos. La policía nos dijo que fue el miércoles pero un vecino me dijo que estaban abajo con otros vecinos y empezaron a escuchar los gritos y discusiones. No era la primera vez sino que era algo cotidiano. Se escucharon golpes y llantos. Luego escucharon que se rompió algo de vidrio, y los vecinos con lágrimas en los ojos nos dijeron que fue terrible la situación. Las puertas estaban con llave y no sabían qué hacer y lo único que pudieron hacer fue llamar al 911", explicó Mayra.
 
Para los vecinos lo peor vino después. Es que primó el silencio, incluso en la bebé que hasta ese momento lloraba desconsoladamente y se cayó. "Lo único que sabemos es lo que nos dijo un policía y los diarios. Él dice que fue en defensa propia, que estaba separado de ella pero eso es mentira. Hace siete años están juntos y hace cinco conviven. Siempre estuvieron juntos y fue una relación enfermiza. Era muy celoso y no le gustaba que fuéramos al departamento a verla y visitarla. Él se ponía mal, se iba del departamento y volvía muy tarde. No creo en la versión de que él la atacó", puntualizó Mayra.
 
Finalmente la hermana de Graciela expresó que la familia quiere "que llegue la justicia ahora". "Él está como en la gloria, por estar en la comisaría ya está en un privilegio. Nos quitó a mi hermana como cualquier cosa. No está mal de la cabeza, está muy bien", finalizó.

La bebé, que se llama Milagros y tiene un año y siete meses, fue dada en tenencia provisoria a la familia de él pero luego a la de ella quienes actualmente están con la guarda. 

 

Comentarios