Inseguridad

Leonardo Rosales, el periodista asaltado: "Esto me está pasando por no vender falopa"

Vive en Catamarca y Benavidez, en Chimbas. En cuatro meses le robaron 17 veces y este jueves, luego de un violento episodio decidió no callarse.
jueves, 03 de diciembre de 2015 08:58
jueves, 03 de diciembre de 2015 08:58
Leonardo Rosales se mudó en agosto junto a su familia a la Villa El Salvador de Chimbas. Desde ese entonces comenzó su calvario. 17 robos padeció hasta que este miércoles sufrió un asalto muy violento en el que corrió peligro la vida de sus dos hijas mellizas de menos de un año de edad.

"Después de estar toda la noche en vela con la familia, aterrorizados adentro del departamento, me llamó el intendente de Chimbas para poner a mi disposición un camión para cargar las cosas e irme que es lo que vamos a hacer. Llevaré las cosas a la casa de un familiar en 9 de Julio. No sabemos bien qué haremos. Subiré los niños al auto y me iré hasta algún lugar en donde me los puedan tener. A cualquier lugar que me los lleve va a ser más seguro que estar acá", contó a los micrófonos de Radio Colón. 

"Varias voces nos dicen que nos vayamos y no vamos a hacer algo contrario a lo que nos dicen los que saben de seguridad. Cuando llegué, los propios vecinos me dijeron que lo que mejor que podía hacer era quedarme piola, porque si denunciás es peor, porque ellos mismos se enteran y vienen, te prenden fuego la casa", continuó con su relato. 

"Me robaron 17 veces y nunca hice la denuncia. Ayer fui a la policía porque lo que me pasó fue demasiado. Que te estén gatillando en la cabeza como me hicieron a mí o que te agarren de las mechas como le hicieron a mi señora que la pasearon por la casa. Con un niño de 7 meses en el piso y una bebé llorando en la cuna y no les caletaba nada, me hizo decir basta", recordó el hecho.

"Esto me está pasando por no vender falopa. Alguien me lo propuso y no acepté. Así es acá. El único gil que no vendo soy yo. Para colmo se empezaron a enterar de que soy periodista y creyeron que los iba a mandar al frente. Lo peor empezó desde las PASO porque me pusieron de la Radio una calcomanía en el auto para poder estacionar. Ellos confirmaron que era periodista y desde ahí me robaban desde el foco de la puerta de la casa hasta todo lo que podían", finalizó.


Comentarios