Ginecólogo detenido

Supuesto intento de aborto: Habló la mamá y aseguró que desde que quedó embarazada quería tener al bebé

La joven de 35 años de apellido Guzmán contó cómo fue que decidió denunciar a su pareja y al ginecólogo que iba a hacer la práctica abortiva. 'Él me dijo que no lo podía obligar a ser padre, que él va a decidir cuando va a ser padre', aseguró que le dijo su pareja.
lunes, 04 de agosto de 2014 20:37
lunes, 04 de agosto de 2014 20:37

El relato es muy duro pero es el reflejo de lo que sucede con muchas mujeres que son obligadas a abortar. Sin embargo el de ella tiene un valor más fuerte. Pudo evitar que mataran a su bebé en la etapa de gestación y fue más allá, al denunciar a su pareja y al médico que realizaría esta práctica.

Guzmán tiene 35 años y el sábado llegó hasta una vivienda en el eje céntrico de Capital para ser atendida por el doctor Arrascaeta. A los pocos minutos llegó la policía y detuvo tanto al ginecólogo como al novio de la joven, quienes supuestamente habían arreglado allí el aborto. 

"Me llevó tiempo para tomar y cómo llevar la situación, para que supiera que las cosas no son como el quería. Yo desde el momento que quedo embarazada le comunico que quería tener al bebé y él me dijo que no lo podía obligar a ser padre, que él va a decidir cuando va a ser padre, que no tiene los medios económicos para afrontar la situación", comenzó el relato Guzmán frente al micrófono de Canal 5 Telesol.

En su relato, ella contó que accedió a lo que "él quería" pero que siempre tuvo en mente no abortar. "Si yo no hacía la denuncia, igual iba a ir y en el momento que este hombre (el médico) hiciera lo que iba a hacer, no lo iba a permitir, me iba a retirar del lugar, porque nadie me podía obligar".

 

"Después conversando con mi amiga decidí ir a hacer la denuncia contra él y contra el médico. En realidad la denuncia iba a ser contra mi pareja no contra el médico pero los policías me dijeron que la podía hacer contra él", agregó la mujer.
 
Eso sucedió el viernes a la tarde, cuando el médico le habría hecho la revisación de ecografía para saber cuantas semanas tenía y ahí les habría pautado el turno para el sábado a la siesta. "Me dijo que si tenía más de once semanas no se podía hacer eso ahí. 'Estamos justo para hacerlo eso acá', me dijo", subrayó la madre quien contó que el ginecólogo le habría dado una pastilla para introducirla en su cuerpo dos horas antes de la práctica. "Ahí se habló de plata y le dijo que tenía que entregar por lo menos la mitad de lo que costaba y mi novio dijo que tenía tres mil pesos y le entregó eso", resaltó.
 
Con esa experiencia, ella hizo la denuncia y desde la policía Científica le otorgó las herramientas necesarias para poder tejer la emboscada. "La policía me dio una mochila con la cámara. Me puse nerviosa porque no quería que se dieran cuenta de lo que llevaba allí. Lo que hizo el médico fue inyectarme un calmante. En ese momento que termina de inyectar, la policía actuó. Me quedé donde estaba hasta que me llevaron al hospital", explicó la madre quien confesó que esos minutos de espera a que actuaran los uniformados fueron eternos.
 
"No se me notaba lo nerviosa, todo iba por dentro. Hasta cuando él me estaba colocando la anestesia yo me mandaba mensajes con la oficial porque tenía que informarles cuando llegaba al lugar, cuando me inyectaban", agregó la chica que contó que ella escuchaba cuando su pareja y el médico hablaban de la práctica abortiva: "todo está grabado en lo que llevaba".
 
"Para mi fue eterno hasta que llegó la policía. No habrá pasado más de diez minutos pero para mi fue eterno.
El médico estaba solo, no había más nadie", finalizó la madre quien explicó que ahora está bien y que ya se encontró con la médica que seguirá su embarazo y ahora tendrá que hacerse una ecografía urgente para saber el estado del bebé.

 

Comentarios