Rawson

A tres años de la muerte de José María Cappes, su madre pidió fuerza para seguir buscando justicia

José María Cappes murió el 9 de julio del 2011 a las 5 de la mañana atropellado por un auto que se dio a la fuga. Desde aquel día la familia pide justicia. 'Para mi todo es tristeza, angustia', señaló la madre.
miércoles, 09 de julio de 2014 14:32
miércoles, 09 de julio de 2014 14:32

El 9 de julio de 2011, a las 5 de la mañana, un joven moría atropellado por un auto que luego se dio a la fuga en calle General Acha y Progreso en Rawson. Desde aquel día su familia pide justicia y que aparezca aquella persona que le quitó la vida. 

José María Cappes iba con cuatro amigos, de los cuales algunos resultaron heridos pero pudieron salvarse. La justicia investiga el hecho y hasta el Ministerio de Gobierno de la provincia puso una recompensa de 100 mil pesos para quien aportara datos sobre su paradero. Pero nada ocurrió y la causa sigue parada.

Su madre, Violeta Robledo siente que ya no puede luchar más y pide que se eleven oraciones para que ella pueda seguir de pie pidiendo justicia pero además para que aparezca algún culpable y sea condenado.

 

"Para mi todo es tristeza, angustia. Es una mezcla de sentimientos que no se explican. La impotencia tan grande de no tener a mi hijo es tremenda. Estamos preparados para cualquier pérdida, menos para la de un hijo. Recién vengo del cementerio y no puedo superarlo. Todos me dicen que tengo que recordarlo con alegría pero no se puede", dijo acongojada la madre en Radio Sarmiento.

La mujer aseguró que siente que "para los jueces es un legajo más que está guardado y un  número más de un fallecido. Es una cifra y nada más. No les interesa saber qué pasó". 
 
"Cambiaron de juez (antes era Enrique De la Torre) y ni siquiera se quien está ahora", señaló la madre quien confesó que "mientras más pasa el tiempo, más necesito a mi hijo".

"De la lucha en tribunales no salió nada a flote y no ayudó en nada. Para ellos les da lo mismo, encerrados ahí les da lo mismo, como no es de ellos. Si fuéramos unos padres adinerados ya lo hubieran encontrado", sentenció la madre y confesó: "lo único que pido es resignación y que me ayude Dios a seguir parada por mis otros hijos, le pido fuerza nada más porque mi hijo está en todos lados". 


 

Comentarios