Atención

En menos de un mes ya hay cuatro detenidos por abuso sexual a menores

La mayoría de los chicos que sufrieron abuso sexual fue de un familiar o persona cercana a la familia. Los agresores fueron detenidos y se calcula que pueden haber más casos que no son denunciados. A continuación 8 señales que alertan a los padres que puede haber un abuso.
domingo, 19 de enero de 2014 06:58
domingo, 19 de enero de 2014 06:58

La cifra preocupa y genera un alerta en la sociedad. En menos de un mes ya se registraron cuatro denuncias por abusos sexuales a menores y esa cifra supera a la cantidad que se venía recibiendo en años anteriores en un periodo de 30 días. 

El primer hecho aberrante que se registró en este 2014 es el que terminó con una denuncia el 4 de enero. En el barrio CGT de Chimbas un niño de 12 años habría sido manoseado y abusado sexualmente por otro de 31 años de edad que tras la denuncia casi fue linchado por los vecinos. Si bien el hecho sucedió el 29 de diciembre, el pequeño sumido en el pánico y en el dolor recién vino a confesarle a su familia lo ocurrido casi una semana después. Personal policial de la Motorizada 6 fue quien detuvo al agresor. 

El segundo hecho fue denunciado el 6 de enero en Pocito. Una abuela señaló al hermano de su nuera como el autor de varios abusos a dos nenes de 3 y 5 años. Ambos pequeños habrían sido sometidos desde hacía meses y la madre de ellos habría encubierto al agresor. La abuela llevó a los niños a la Central de Policía el pasado 6 de enero para que un médico legista constatara sus sospechas y estos confirmaron el abuso. Ambos eran manoseados y se investiga si fueron penetrados carnalmente o usaron otro elemento. El agresor quedó detenido. 

 

El tercer hecho fue asentado en la policía el 13 de enero también en Pocito. Esta vez quien fue señalado como el abusador fue el padrastro de la víctima, un nene de 13 años de edad. El agresor de 33 años cometía hechos aberrantes contra el menor en una vivienda de Carpintería. Cuando la esposa de él y madre del niño descubrió los ataques por boca del mismo nene, inmediatamente lo denunció y el acusado se dio a la fuga pero luego se entregó y quedó detenido en la División Seguridad Personal, de la Policía de San Juan. Los médicos legistas confirmaron las lesiones. 
 
El último caso saltó ayer a la opinión pública pero el hombre quedó detenido el jueves 16 de enero. Si bien no tiene como víctima a un menor, los abusos hacia esta chica comenzaron a sucederse desde que ella era adolescente. El caso sucedió en Rivadavia y nuevamente se tiene como agresor a un padrastro que actuaba a escondidas de su mujer y presionando psicológicamente a la chica. El agresor se dice curandero, tiene 57 años y la víctima hoy tiene 29 años. Para conseguir su cometido, el hombre le decía a la chica que debía "sacrificarse" por sus familiares cada vez que ellos tenían alguna enfermedad y así podían sanarse. El agresor quedó a disposición de la justicia y fue detenido en La Bebida gracias a la intervención de la Comisaría para la Mujer.
 
El abuso en menores
Se define como abuso sexual infantil toda conducta de esta índole que violenta a un menor por parte de una persona con la que mantiene una relación desigual, ya sea por edad, madurez o poder.

Según estadísticas internacionales, uno de cada seis niños y una de cuatro niñas son víctimas de esta situación. En la Argentina los datos que se tienen pertenecen al 2011 y 2012, aún no están las cifras del 2013. Con respecto al 2011, éstas indican que hubo 485 víctimas sexuales menores de edad en todo el país, mientras que en el 2012 ascendió a 540. La mayoría de ellos caen en las manos de alguien perteneciente al círculo más cercano del pequeño que pueden ser conocidos o familiares.

8 señales de alerta 
El sitio en internet BioBio da algunas señales que se deben tener en cuenta al momento de pensar que el niño puede ser víctima de un abuso sexual: 

- Cambios bruscos de actitud
- Llanto fácil por pequeñas cosas, ansiedad
- Autoagresión
- Conocimiento de temas sexuales o actitudes impropias para la edad
- Miedo al contacto físico
- Agresividad, descontrol, culpa o vergüenza
- Se orina en la cama o durante el día
- Bajo rendimiento escolar

Además de estos cambios, el niño puede tener síntomas físicos tales como dolor, irritación o picazón en sus genitales, dificultad para caminar o sentarse y hematomas o rasguños.

Es importante que siempre se recalque al niño que su cuerpo es un "templo” y que nadie puede incomodarlo ni tocarlo en sus partes íntimas. También es necesario generar la confianza suficiente para que se sienta capaz de contarte en el caso de que se vea enfrentado a una situación de este tipo.

En el caso de que los padres se vean enfrentados a esta situación es primordial que conserven la calma frente al niño y conversen con él en privado, que le demuestren confianza y que creen en lo que está diciendo. Asimismo, deben hacerle saber su valentía por confiar en ellos y dejarles claro que lo siguen queriendo de igual forma. Y, por supuesto, no hay que olvidar denunciar.


 

Comentarios