El día después

Los padres de Tatiana aseguraron que ella está en perfectas condiciones y vuelve a sonreir

Verónica y Claudio, padres de la nena, comentaron que están felices de poder contar hoy la historia con este final. Vivieron momentos traumáticos y muy duros pero hoy se sienten tranquilos porque ven a su hija sonreir.
viernes, 02 de agosto de 2013 14:11
viernes, 02 de agosto de 2013 14:11
Fue un descuido. Sabían que había mucha inseguridad en la calle pero nunca imaginaron que les podía tocar a ellos. Verónica Díaz y Claudio Castro vivieron horas de mucha angustia, desesperación y dolor tras el secuestro de su pequeña hija. Sin embargo hoy se sienten tranquilos porque pueden contar la historia con un final feliz.

Tienen a su hija con ellos, entre los brazos y saben que si la policía no hubiera actuado de inmediato, el relato sería otro. Lo cierto es hoy, después de 24 horas de aquel hecho, ellos pueden decir que su "retoño" está sana, viva y vuelve a sonreír como siempre. "Nos pidió que le compráramos un regalo, a ella le gustan las pinturitas y le dimos el gusto", dijo a Canal 4, con una sonrisa en la cara, su mamá.

Verónica y Claudio definen a Tatiana como una nena muy cariñosa y que se da con todos. Pero sobre todas las cosas, la definen como una pequeña muy alegre que nunca pierde la sonrisa. "Ella no sabe nada de lo que pasó, es muy inocente. Hoy fuimos al juzgado y estuvimos en el hospital haciendo los estudios con el médico legista. Por suerte está muy bien, en perfectas condiciones", señaló Verónica.

Ese recuerdo marcado para toda la vida

Verónica y Claudio nunca se olvidarán de ese hecho que los marcó para toda la vida: el secuestro de su hija. Al momento de relatarlo, sus ojos se llenan de lágrimas por la dureza de esas horas y porque, aunque no lo quieran pensar, todo podría haber terminado muy mal.

"Es una desgracia muy mala que a nadie se la desea. Gracias a Dios estamos felices y vamos a tratar de recuperarnos de esto tan difícil. Tatiana y su hermano tomaron el mismo camino de siempre, esta vez mi esposa no iba a poder acompañarlo porque tengo a mi padre con diálisis. La niña no llegó a la escuela y no fue como dijeron muchos medios", comentó Claudio y luego su esposa agregó: "fue una desesperación muy grande. Llegó mi hijo y me dijo que un señor le había dicho que yo los llamaba y que se había ofrecido a llevar a mi hija en la bicicleta hasta donde estaba yo. No podía creer lo que me decía y me fui corriendo hasta la comisaría. No dejé pasar ni un segundo y gracias a Dios, todo fue rápido. Me descuidé un segundo y en ese segundo nos hicieron un daño".

Verónica y Claudio aprovecharon la oportunidad para dar un consejo a todos los padres que tienen niños chicos: "Si tienen que dejar para otro momento lo que están haciendo, háganlo pero no dejen a sus hijos solos,  no los suelten por nada del mundo porque la calle está muy insegura y no saben en qué momento les puede tocar".
0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias