Sus ojos se cerraron

Nos esperan tiempos difíciles, nada que a esta altura los argentinos no hayamos visto con anterioridad, que se comenzarán a despejar cuando podamos volver a la senda del crecimiento, lo que no ocurrirá al menos antes de decirle adiós a esta gestión.
domingo, 03 de agosto de 2014 10:57
domingo, 03 de agosto de 2014 10:57
"Sus ojos se cerraron y el mundo sigue andando”

El tango siempre tiene esas letras de crudo realismo y desenlace trágico, si bien tiene raíces en Europa y se interpreta usando instrumentos propios de aquel continente, ha sabido posicionarse como la música que nos representa en todo el mundo.

 

Su máximo representante, Carlos Gardel, se hizo famoso mundialmente con sus interpretaciones, muchas de las cuales compuso junto a su amigo Alfredo Le Pera.

 

El día 30 de Julio vencía el plazo para que Argentina pagara el vencimiento a los bonistas reestructurados, lo que no fue posible por una disposición del Juez Griesa. En su discurso del día siguiente, la presidente Cristina Kirchner eligió una frase para comenzar a hablar, ("el mundo sigue andando”) casualmente es una frase del tango de Gardel y Le Pera del año 1935 ("Sus ojos se cerraron”) que relata la desazón de una persona a la cual se le muere el ser querido y el lamento por la incomprensión del resto del mundo. En efecto, el mundo sigue andando, pero ese amor que se nos fue ya no estará.

"En vano yo alentaba, febril una esperanza, clavo en mi carne viva sus garras el dolor,”


Si Argentina había pagado y no era default, para qué viajó Kicillof en persona para entrevistarse con los Holdouts?. Tal vez porque albergaba la esperanza de que aceptaran las condiciones de la última reestructuración. Pero los fondos buitres han recorrido un largo camino y no estarán tan dispuestos a tirarlo por la borda. Si compraron esos bonos es porque vieron una posibilidad de hacer un juicio y ganarlo, teniendo una rentabilidad más que interesante, no por otra cosa.
Argentina dice que este es un caso testigo pone en peligro las futuras reestructuraciones pues de ahora en más nadie querrá acogerse a una reestructuración si sabe que puede hacer juicio y tener preferencia. Pero también es cierto que si los inversores supieran que un juicio no les garantiza cobrar, sino tan solo ingresar a una reestructuración que no les simpatiza, no habría inversores en el mundo, simplemente porque nadie está dispuesto a perder dinero.

"y mientras en la calle en loca algarabia, el carnaval del mundo gozaba y se reia”


Porque aunque nos pasemos horas discutiendo si Argentina pagó o no pagó, si ha entrado en default o no, o si el nombre de default es una "pavada atómica” como dijo el ministro Kicillof, lo cierto es que hubo un día que fuimos noticia en todo el mundo y no precisamente fueron buenas noticias. El mundo entero cuestionó nuestra mala reputación para cumplir con las obligaciones.
Y en este mundo globalizado las noticias viajan con la velocidad de la luz aunque quiera el gobierno detenerlas mediante leyes de medios y otros artilugios.

"Yo se que ahora vendrán caras extrañas, con su limosna de alivio a mi tormento…”


Aunque parezca increíble, la Argentina entró en Default teniendo la capacidad de pago suficiente para cumplir con el juicio, sin embargo, prefirió no hacerlo. Hay tan buenas expectativas respecto al futuro del país luego del 2015, que no sería raro que algún banco extranjero termine desinteresando a los buitres comprándoles su juicio con una quita menor a la que ofrece nuestro país. Porque saben que Argentina tiene una gran riqueza en recursos naturales inexplorados e inexplotados que podrían mejorar sustancialmente nuestra situación actual en unos años.

"Todo es mentira, mentira es el lamento… Hoy esta solo mi corazón!”

Pero, ahora qué nos espera? La soledad de sabernos el único país en el mundo que ha defaulteado su deuda pública dos veces en lo que va del siglo XXI. Como un efecto en cadena, ya comienzan a notarse cómo serán los días posteriores a este acontecimiento. El propio INDEC difunde que nuestra economía está destruyendo puestos de trabajo, la industria, el turismo y la actividad en general se encuentra en franco retroceso. La inversión, que ya era escasa, seguirá siéndolo. Nos esperan tiempos difíciles, nada que a esta altura los argentinos no hayamos visto con anterioridad, que se comenzarán a despejar cuando podamos volver a la senda del crecimiento, lo que no ocurrirá al menos antes de decirle adiós a esta gestión.

Comentarios