Otro gobierno

Axel Kicillof, que se presenta como un economista heterodoxo, ha tenido que aplicar las medidas estrictamente ortodoxas que tanto criticó.Algunos colegas que considero moderadamente optimistas, pronostican al menos 6 meses muy negativos económicamente con la esperanza de luego rebotar.
domingo, 26 de enero de 2014 08:44
domingo, 26 de enero de 2014 08:44

Por Raúl Moreno. Contador Público. MBA

"Por lo menos, mientras yo sea Presidenta, los que pretendan ganar plata a costa de devaluaciones que tenga que pagar el pueblo, van a tener que esperar otro gobierno" (Cristina Fernández de Kirchner, por cadena nacional, el 06/05/2013)

 

Lo que dijo entonces la presidenta es tal cual lo que está ocurriendo. Si analizamos las últimas medidas económicas veremos que estamos en presencia de otro gobierno. El gobierno de Cristina Fernández jamás hubiera permitido que se aplicaran las "recetas” neoliberales, como la devaluación o el endeudamiento, como lo hicieron todos los gobiernos anteriores.

 

De hecho, el anterior ministro de economía festejó (y fue transmitido por cadena nacional) el día de la Independencia Económica argentina. Eso sí, se olvidaba o no quería recordar el ministro que el país estaba en falta con una serie de acreedores.

 

Todo esto sucedió en aquel gobierno. En el actual gobierno los primeros viajes del nuevo ministro de economía fueron a España para presentar una propuesta de compensación a la firma Repsol por haberle confiscado (si se aprueba el pago, podremos cambiar este término por el de "expropiado”) su tenencia accionaria en YPF, y luego a Francia para presentar formalmente ante el Club de París una propuesta de pago de la deuda que mantenemos con 16 de las 19 naciones soberanas miembras.

 

Por eso, Axel Kicillof, que se presenta como un economista heterodoxo, ha tenido que aplicar las medidas estrictamente ortodoxas que tanto criticó. Aunque, por supuesto, jamás lo aceptará y preferirá que quede para la historia que una Pyme a nivel local como Shell, pudo ganarle la pulseada especulativa que terminó por acelerar al 13,21% mensual la devaluación del peso argentino el último 23 de Enero.

 

El problema de las devaluaciones es que se sabe cuándo comienzan y no se saben cuándo terminan. El 6 de Enero de 2002 el presidente Duhalde aprobó en sesión extraordinaria (era 6 de Enero y el Congreso estaba trabajando) el denominado "Plan Reyes Magos” que inocentemente preveía una devaluación del 30% del peso como solución a la salida de la convertibilidad y luego el mercado la llevó al 300%. Si, diez veces más.

 

No es cierto que en su primera aparición pública de este año la presidenta no haya hablado de economía, sí lo hizo, nos dió una cátedra resumida de la importancia del Coeficiente Gini, que mide la "igualdad” en la distribución de los ingresos de un país. Es que este coeficiente era el único del que se puede sentir orgulloso este gobierno, siempre y cuando creamos en las mediciones del INDEC.

 

Una vez más Argentina fue noticia en todos los diarios especializados en economía en el mundo el último Viernes. Desde el Business Insider hasta el prestigioso The Economist reflejaban el "Colapso total” y el "derrumbe” del peso argentino.

 

Otra vez estamos ante una crisis, similar a todas las que recordamos aquellos que ya pasamos los cuarenta. Pero esta vez hay una notable diferencia: el país ha tenido años de gran crecimiento, el "viento de cola” ha permitido vivir una década sin preocuparnos mucho de los cambios estructurales que son absolutamente necesarios si pretendemos acceder al grupo de economías competitivas y estables.

 Mientras estoy cerrando este artículo algunos colegas que considero moderadamente optimistas, pronostican al menos 6 meses muy negativos económicamente con la esperanza de luego rebotar. Espero de todo corazón que los acompañe la razón.

Comentarios